El PP logra tan solo el apoyo de IF para la gestión y la tasa del saneamiento

El patrón mayor de la Cofradía pidió que la depuración de la ría se ponga en marcha cuanto antes jorge meis
|

Como era previsible, el PP únicamente contó con el apoyo del edil de IF para aprobar la asunción por parte del Concello de la gestión y explotación del saneamiento de la ría, la encomienda de estas labores a Emafesa y la tasa que se cobrará a los ferrolanos una vez que, el próximo agosto, se conecten a la depuradora las primeras viviendas de los barrios de A Magdalena, Ferrol Vello y la parte baja de Canido, unos cinco mil vecinos. El resto de la oposición votó en contra de los tres puntos recurriendo a varios argumentos, relacionados en algunos casos con discrepancias con el modelo de saneamiento y de gestión, con las dudas que  a su juicio plantea la tasa prevista y con la falta de información y participación tanto de los grupos municipales como de la ciudadanía en general.
Antes de que diese comienzo el debate de estos puntos intervino el patrón mayor de la Cofradía de Ferrol, Rubén Ferrer, en representación de los mariscadores ,para pedir que la estación depuradora comience a funcionar cuanto antes porque las familias que viven del mar se ven perjudicadas cada mes que pasa. “Como sigamos así la Cofradía se cierra”, sentenció.
Desde el gobierno, la portavoz, Martina Aneiros, incidió en su compromiso de saneamiento de la ría y en la necesidad de que se ponga en marcha “sin excusas”, además de apuntar que los acuerdos aprobados ayer suponen que el socio privado de Emafesa, Urbaser, aporte tres millones de euros para el saneamiento de la zona rural. Aneiros defendió la gestión municipal de la red de depuración a través de Emafesa asegurando que ahorra costes y señaló que, frente a otras posibilidades, como que esta labor recaiga en la Xunta, ofrece al Concello margen de maniobra a la hora de establecer las tasas.
El BNG, a través de su portavoz, Iván Rivas, expresó su discrepancia con el modelo elegido para el saneamiento porque no hay red separativa –algo en lo que coincidió EU– y también con los excesivos costes que supone el tener que bombear las aguas residuales desde A Malata casi 40 metros, algo que repercutirá, dijo, en los bolsillos de los ferrolanos, que se ven obligados a asumir el coste de las infraestructuras, el de la gestión y el de la entrada en funcionamiento de las instalaciones.
Esta última cuestión fue objeto de críticas también por parte de PSOE y EU, que rechazaron que deba ser el Concello el que tenga que hacer frente a este gasto, cifrado en casi dos millones de euros.
El portavoz de Esquerda Unida, Javier Galán, pidió –como hicieron después los socialistas, también sin éxito– que se retirasen estos temas del orden del día y consideró que tres o seis meses más para tratar de llegar a un consenso en relación con este tema no supondrían ningún problema. Negó reiteradamente que la gestión a través de Emafesa vaya a abaratar costes aludiendo al 6% de beneficio empresarial que se llevará el socio privado y abogó por una remunicipalización del servicio de aguas en su totalidad.
Desde el PSOE, la portavoz, Natividad González Laso, se mostró a favor de que sea el Concello el que gestione la red de saneamiento, pero señaló que solo debería hacerse después de la puesta en marcha del servicio, que debería pagar la Xunta. La edila acusó además al alcalde de incumplir su propio discurso de investidura al no tratar de llegar a acuerdos en relación con una cuestión de tanta trascendencia.
En cuanto al cobro a los vecinos –que el propio edil de Economía consideró elevado pero imprescindible– BNG y EU criticaron la subida que supondrá con respecto al actual recibo de saneamiento, mientras que el PSOE coincidió con que hay que pagar este nuevo servicio pero con  tasas “xustas, equitativas, demostrables e transparentes”, algo que puso en duda que suceda con las que se han fijado desde el gobierno.

El PP logra tan solo el apoyo de IF para la gestión y la tasa del saneamiento