La CIG apuesta por nuevas movilizaciones para frenar las políticas que pretenden acabar con el futuro de Navantia

|

Tras el período vacacional de la factoría, la sección sindical de la CIG en Navantia ha hecho un repaso sobre la situación  de la empresa a través de un comunicado en el que se critican diferentes cuestiones.
Entre ellas,  el incumplimiento de aspectos del convenio colectivo en vigor –la falta de abono de la compensación por los cierres de comedor y economato o el no abono de las ayudas al estudio–; la inoperancia del nuevo sistema organizativo centralizado –“que lle resta autonomía aos centros produtivos e amósase como inadecuado para a elaboración dun buque”, dicen–; o el reciente acuerdo del Consejo de Ministros por el cual se asigna al Ministerio de Defensa la dirección, planificación y control de Navantia.
En relación a este último tema, desde el sindicato consideran necesario requerir información sobre el mismo, “pero xa parecen apuntarse intencións de orientar a Navantia a ser unha empresa exclusivamente militar.Queda en cuestión o papel que nesta nova concepción industrial van xogar a construción civil, Reparacións, Turbina e Propulsión ou o sector eólico, entre outros”, manifiestan.
Consideran además que esta decisión del gobierno, tomada en pleno período de vacaciones y sin contar con la parte social, va en contra de la estrategia sindical de la propia sección de eliminar el veto a Fene, construir un dique flotante, o potenciar el área de reparaciones y el sector eólico.
En este sentido, informaron que desde el Comité ya se ha solicitado una reunión urgente para recibir explicaciones sobre el mencionado acuerdo.

centralización
Con respecto a la centralización del sistema organizativo, destacan algunas de las distorsiones que este causa día a día como “os incomprensibles atrancos visualizados no corte de chapa, na eliminación da almacenaxe e no surrealista reparto –por todos os centros do Grupo– da cadea de responsabilidades”, critican.
Lejos de dar solución a estos problemas, la dirección responsabiliza de los mismos a los trabajadores, según la propia sección sindical, “mediante a apertura de expedientes disciplinarios”. Para la CIG, el paso del tiempo parece constatar que “hai intencionalidade na propia Dirección de impedir a realización en tempo e forma do contrato do BAP”, manifiestan.
Otra de las cuestiones que sigue preocupando, y mucho, es la de la carga de trabajo. “Hai moitas promesas pero segue sen despexarse o futuro e os contratos que temos non dan ocupación –nin sequera– ao cadro de persoal da principal”, señalan. La sensible recuperación de operarios de la auxiliar en los trabajos del BAP no es suficiente, por lo que “temos que esixir a carga de traballo que permita recuperar aos traballadores da industria auxiliar”.
Todo esto merece, a juicio de la central, una respuesta con un calendario de movilizaciones “que lle poña fronte ás políticas que pretende acernar a carga de traballo e o futuro tanto no sector de Repacións como no da construción civil”, añaden en el comunicado.

La CIG apuesta por nuevas movilizaciones para frenar las políticas que pretenden acabar con el futuro de Navantia