Los jóvenes reclaman en la calle medidas inmediatas para amortiguar la actual crisis climática

Manifestación Contra Cambio Climático
|

“El cambio climático es el mayor desafío de nuestro tiempo y nos encontramos en un momento decisivo”. Así lo plasma Naciones Unidas, y su Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático es categórico al afirmar que la crisis climática es real y que las actividades humanas son sus principales causantes. Los efectos presentes y futuros sobre la humanidad son dramáticos por causa de la elevación de la temperatura del planeta, el deshielo de polos y glaciares, la subida del nivel del mar y los cambios en el clima en distintos lugares del planeta, con especial virulencia en zonas con climas extremos. “Existen pruebas alarmantes de que se pueden haber alcanzado o sobrepasado puntos de inflexión que darían lugar a cambios irreversibles en importantes ecosistemas y en el sistema climático del planeta”, apunta la ONU.

Ante esta situación, los jóvenes han tomado la palabra y reclaman acciones inmediatas para limitar el calentamiento global y que sus consecuencias en las próximas décadas sean menores que las que se predicen. Los Fridays for Future que inició la activista Greta Thunberg se han extendido globalmente y ayer se celebraba en todo el mundo una huelga por el clima que tuvo repercusión también en Ferrol.

Los estudiantes lideraron la protesta durante la mañana, en una convocatoria en la que criticaron la hipocresía de políticos “que durante anos celebraron ‘cumios do clima’ aparentando unha sensibilidade medioambiental da que carecen, mentres permiten que se siga destruíndo a natureza e envelenando o aire que respiramos e os alimentos que comemos”, apunta el manifiesto del Sindicato de Estudiantes.

También los jóvenes fueron mayoría por la tarde, en una manifestación que salió del entorno del edificio administrativo de la Xunta para llegar hasta Amboage y a la que sumaron distintos colectivos sociales, incluyendo políticos y sindicatos. “Unidas polo clima” y “Non hai planeta B” eran los lemas de las pancartas que encabezaban la marcha, a la que se incorporaron más de 200 personas. También el colectivo Véspera de Nada contribuyó con una banda en contra de la doctrina del crecimiento continuo que agota los recursos del planeta y que apuesta por el decrecentismo (“Decrecemento ou barbarie”). Comisiones Obreras participó con una pancarta en la que se leía “Non haberá emprego nun planeta morto. Por unha transición xusta.

En su camino a Amboage la manifestación bordeó el Concello. Desde el balcón los observaban los transportistas del carbón que llevan semanas en el salón de recepciones en defensa de sus puestos de trabajo. Son la otra cara de una crisis climática que obliga a cambiar el modelo productivo y se lleva por delante cientos de puestos de trabajo.

Al final de la marcha se leyó el manifiesto del Movemento Galego polo Clima, en el que se alertó sobre los efectos ya visibles del cambio climático en Galicia y de los futuros, incluyendo la inundación de parte de villas y ciudades costeras como Ferrol. "Esiximos que se declare a emerxencia climática e xunto coa mesma se asuman compromisos reais e vinculantes que permitan a redución a cero da emisión de gases de efecto invernadoiro para non superar un aumento de 1,5 graos centígrados", apuntaron.

Los jóvenes reclaman en la calle medidas inmediatas para amortiguar la actual crisis climática