Poca ocupación en la primera jornada de apertura oficial de la mayoría de parques infantiles de Ferrol

El uso de los parques infantiles –en la imagen, el Pablo Iglesias, en Esteiro– fue moderado | j.m.
|

Más de medio centenar de parques infantiles comenzaron ayer a abrir de forma oficial –en algunos casos ya se estaban usando irregularmente, rompiendo los precintos–, sin que hayan generado, hasta el momento, un gran interés entre la población. Son un total de 54 espacios destinados a los niños y 11 biosaludables que tienen como población objetiva a los adultos. Todos ellos abren después de haber sido inspeccionados por técnicos municipales para observar sus características y fijar las condiciones individuales en las que poder ser utilizados de forma segura.

Esta reapertura se lleva a cabo tras una nueva desinfección profunda de los elementos (lo que retrasó unos días la retirada de los precintos respecto a lo que ya permitía el fin del estado de alarma) y después de contratar de urgencia a una empresa para que haga una limpieza diaria en todos ellos.

Como prevención ante el coronavirus, también se instalan carteles que explican el aforo máximo permitido y las medidas de seguridad que se deben tener en cuenta. Pese a todo, desde la concejalía de Servizos, Obras e Medio Ambiente se insiste en la responsabilidad individual y en el respeto a las limitaciones para garantizar la seguridad y evitar contagios.

Sustitución de juegos
No todos los parques, ni todos los juegos, están abiertos. Hay siete espacios todavía cerrados porque se llevan a cabo en ellos trabajos de reparación y sustitución de elementos de gran tamaño, que necesitan más tiempo. En otros, un total de 27, continúan las labores de mantenimiento en algunas zonas, en las que hay que reponer objetos de pequeña envergadura, por lo que hay áreas en las que se puede jugar y otras que todavía están precintadas. La concejala Ana Lamas pidió ayer que se tenga en cuenta esta restricción a la hora de utilizar los parques, en beneficio también de la integridad física de los usuarios, y no solo por el coronavirus.

La apertura progresiva tras la salida del estado de alarma afecta también a las oficinas de turismo municipales, que están operativas desde el lunes. Durante el cierre, mantuvieron la respuesta a las solicitudes de información por vía telefónica. Ahora pueden atender de nuevo a los turistas en los locales del puerto y de la plaza de España.

También en este caso la actividad es poca, teniendo en cuenta las restricciones a la movilidad exterior y la lenta reapertura del turismo. El Camino de Santiago, uno de los grandes ejes en los que se apoya la ciudad en este campo (a través del Camino Inglés) no reanudará su actividad oficial hasta el 1 de julio. La Oficina de Peregrinos sigue mostrando en su página web la llamativa cifra de cero peregrinos llegados a Santiago cada día. Hasta la explosión de la crisis sanitaria, los datos de la ruta que parte de Ferrol volvían a batir récords respecto a las estadísticas de años anteriores.

Poca ocupación en la primera jornada de apertura oficial de la mayoría de parques infantiles de Ferrol