“Ariel ha cambiado de una Bridget Jones a la gallega a un personaje más complejo”

Entrevista a la escritora Ver�nica Fern�ndez Sande
|

La periodista ferrolana Verónica Fernández-Sande está “en una nube” porque ha cumplido el sueño que tiene desde pequeña de publicar una novela. Lo hace a través de la editorial Hades y mañana viernes la presenta, a las 19.30 horas, en la sede de la Fundación Novacaixagalicia.
“Ariel y el asesino de mujeres” se ideó como una comedia romántica “pero lo que me sale es el suspense”. Así, las múltiples influencias de una lectora voraz como Verónica se entrecruzan y de esta “Bridget Jones a la gallega, muy fantástica, con mucho humor negro” sale un ramalazo que tiene que ver con la novela negra nórdica (Mankell, Åsa Larsson, Camilla Läckberg) o con las andanzas de la cazarrecompensas norteamericana Stephanie Plum, creada por Janet Evanovich. “Es una antiheroína, torpe, y con capacidad de meterse en líos y salir de ellos, pero no necesariamente indemne”, apunta Fernández-Sande. 
Así que en su novela hay no pocos crímenes, complejidades sentimentales, humor y mucho de la propia escritora. “Ariel tiene de mí casi todo. Es una periodista frustrada, idealista, que sueña con descubrir el Watergate. Conoce a Ken en un bar y acaba ofreciéndole un trabajo de detective con él. Pero casi todos los personajes tienen cosas mías porque en cada uno intento reflejar lo que me gusta, las experiencias que he vivido o que me gustaría vivir”.
El dúo protagonista lo completan Rodrigo, “el primer amor de Ariel, un compañero suyo del colegio que reaparece en su vida”; y José, “un exnovio con el que se lleva muy bien”. Enfrente, la periodista/detective tiene a un personaje “del que no puedo decir nada y que en toda la novela entra y sale. Juego con la idea de espejo y toda la historia se basa en la relación de Ariel con ese antagonista”.
La acción, que transcurre en Galicia, avanza a partir de los personajes y sus relaciones, en los que la autora vuelca su imaginación. “Como lector, lo que realmente te interesa es la historia de los personajes más que las tramas. Si es un protagonista fuerte va avanzando y vas descubriendo capas nuevas. Es lo que pasa con Ariel, que empezó como una Bridget Jones y evolucionó hacia alguien más complejo, al que se sabe que en algún momento han tenido que pasarle cosas malas”. Por eso esta puede ser la primera novela de una serie. “Llega un punto en el que los personajes van eligiendo caminos, se cargan tramas, inventan otras... Yo tenía una idea muy predefinida de lo que quería hacer pero ha ido cambiando”.
Lo que tiene claro Verónica Fernández-Sande, que retomó la escritura al quedarse en el paro, es que su aspiración como “tejedora de sueños” es crear mundos fantásticos en el que el lector se pueda sumergir y, aunque sea durante cinco minutos, descargarse de preocupaciones. n

“Ariel ha cambiado de una Bridget Jones a la gallega a un personaje más complejo”