Los comerciantes de Canido, en alerta tras varios días de robos

La mayoría de atracos tuvieron lugar en el entorno de la calle Alegre | j.m.
|

Los comerciantes del barrio de Canido se encuentro estos días en alerta tras una sucesión de robos a varios establecimientos situados en el entorno de la calle Alegre.


Los asaltos tuvieron lugar entre el jueves y la madrugada del sábado y todos ellos se llevaron a cabo con nocturnidad y, según los responsables de los comercios, con el mismo modus operandi.


Los cacos reventaron el jueves la verja del bar Imos Aló y accedieron al interior del local para hacerse con el dinero de la caja registradora, unos 200 euros, y el de la tragaperras, cuyo importe no se ha podido determinar, pero estiman que podría ser más elevado. “Fueron directamente a esos dos sitios, iban a por el dinero y punto”, comenta Sergio, el dueño del bar. Los daños materiales se limitaron a las cerraduras de las puertas y de las máquinas.


También en la floristería Pradovello, en la propia calle Alegre, los ladrones consiguieron perpetrar otro asalto, igualmente de madrugada. Ignacio, el dueño del negocio, explicó que ese día estuvieron hasta muy tarde preparando un encargo y fue pocos minutos después cuando unos conocidos les dieron el aviso de que tenían la puerta y los cristales rotos. En este caso el botín, además de unos 40 euros que había en la caja, constó de un ordenador, un móvil y dos tablets.


Según fuentes policiales, otro local de hostelería próximo y una oficina de la zona también fueron asaltados, aunque sin que se conozca hasta el momento el alcance de los bienes sustraídos

Localizados
Tras las denuncias presentadas, las indagaciones de los cuerpos policiales de Ferrol, tanto de los municipales como de la Nacional no tardaron en dar sus frutos. Ayer, a primera hora de la mañana, cuando una patrulla de la Local dio el alto a un vehículo en las inmediaciones de un asentamiento chabolista de la comarca, los usuarios del turismo se desprendieron de una gran bolsa de deporte que arrojaron a un lado de la calzada antes de emprender la huida.


Dentro de ella se encontraba parte del material informático robado en el asalto a la floristería de la Puerta de Canido. Aunque los cacos consiguieron zafarse de los agentes, fuentes policiales explicaron que tienen identificado el vehículo y que se trata de delincuentes habituales y conocidos en la comisaría, por lo que en las próximas horas podría procederse a su detención.


Ante estos incidentes registrados durante el fin de semana, los comerciantes de Canido han demandado una mayor presencia policial en un barrio residencial poco acostumbrado a este tipo de actos delictivos.

Los comerciantes de Canido, en alerta tras varios días de robos