Pescanova aborda mañana en junta las dos alternativas para afrontar su futuro

|

Pescanova abordará esta semana una junta extraordinaria clave para su futuro, en la que se someterá a votación la doble segregación y posterior ampliación de capital por unos cincuenta millones de euros que permitirá la creación de la Nueva Pescanova, con dos alternativas sobre la mesa: la de los minoritarios y la contemplada en el convenio de acreedores.

Así, los accionistas podrán votar mañana entre la propuesta de los minoritarios de lograr alcanzar el 20 por ciento de Nueva Pescanova sin aportación dineraria y la del convenio de acreedores que rebaja su participación al 5 por ciento y otorga el 80 por ciento del capital a la banca acreedora. 

Aportación

En el caso de llegar al 20 por ciento, los accionistas de la actual Pescanova deben aportar 7,32 millones de euros.

El consejo de administración de Pescanova ha pedido a los accionistas que emitan su voto “sin miedo a que se pida la liquidación” porque ninguna de las dos propuestas incumple el convenio, ni supone “amenazas económicas”, ni tampoco perjudica a acreedores y accionistas, según han informado a Europa Press en fuentes cercanas a la compañía.

En la junta, que tendrá lugar en la sede la pesquera en Chapela-Redondela (Pontevedra), los accionistas podrán emitir su voto en el sentido que estimen oportuno en relación con ambas alternativas.

Propuesta del consejo

La propuesta del consejo, que renunció este verano a presentarla ante el rechazo de la banca acreedora, mantiene similitudes con la de los minoritarios, ya que elevaría la participación de los actuales accionistas en la sociedad del 5 por ciento a un 20 por ciento sin necesidad de realizar aportaciones dinerarias, a la vista de la mejora experimentada por la empresa en los últimos meses.

Los accionistas minoritarios, que defienden que Pescanova alcance un 20 por ciento de Nueva Pescanova frente al 5 por ciento previsto inicialmente, consideran que es posible reducir la aportación de capital de los acreedores en un total de unos treinta millones de euros, así como eliminar el tramo dedicado a los accionistas por aportaciones dinerarias, “sin perjudicar el proceso de reestructuración en marcha”.

Las dos propuestas relativas al aumento de capital de unos 50 millones de euros que se llevará a cabo en la Nueva Pescanova serán sometidas a votación de forma sucesiva, entendiéndose aprobada cualquiera de ellas en caso de que obtenga la mayoría legalmente requerida.

Patrimonio de 100 millones

En caso de que ambas propuestas sean aprobadas, el aumento de capital se realizará en los términos previstos en la propuesta de los accionistas, en la medida en que ésta se presenta como una modificación parcial de la propuesta del consejo.

Nueva Pescanova arrancará con un patrimonio “real” de 100 millones de euros tras culminar el proceso concursal de su filial argentina Argenova, con una quita prevista de la deuda de cuarenta millones de euros, importe que se sumará a los 60 millones de euros contemplados en las cuentas auditadas hasta junio.

La nueva pesquera iniciará el nuevo rumbo con una deuda superior a los 1.000 millones de euros, tras la quita del 75% aplicada por la banca, unos 2.000 millones de euros; unas ventas previstas para este año superiores también a los 1.000 millones y un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 130 millones de euros en los dos últimos dos años.

Pescanova aborda mañana en junta las dos alternativas para afrontar su futuro