Porto y Basterra pasan su primera noche en Teixeiro bajo el protocolo de suicidios

rosario porto y alfonso basterra llegaron a la cárcel de teixeiro en el mismo furgón de la guardia civil efe/eliseo trigo
|

Rosario Porto y Alfonso Basterra, los padres de Asunta, cuyo cadáver se halló el pasado fin de semana en una pista forestal en  la localidad coruñesa de Teo, cerca de Santiago, pasaron ayer su primera noche en la prisión de Teixeiro, donde se les aplicó el protocolo de prevención de suicidios, como es habitual en este tipo de casos, tan por el crimen en sí como por la repercusión mediática que tiene y que puede afectar a los ahora encarcelados.

El juez José Antonio Vázquez Taín, que instruye la causa por el crimen de la pequeña Asunta, que mañana hubiera cumplido 13 años, decretó el pasado viernes el ingreso en la cárcel de Teixeiro de sus dos padres adoptivos, que en sus declaraciones ante el magistrado dijeron no ser los autores de su muerte violenta y presentaron coincidencias en sus relatos.

Sin embargo, Rosario Porto podría haber modificado su testimonio ante el juez, según informaba ayer “El País”. Así, habría indicado al instructor que sí fue con su hija a la casa de Teo a por unos bañadores y que fue al regresar a Santiago cuando la dejó para ir a hacer otro recados la última vez que la vio.

Premeditación y asesinato

A los dos padres se les imputa un delito de homicidio y posible asesinato a la espera de los resultados de toxicología. En el auto del magistrado Vázquez Taín se resalta la importancia de estos análisis en la calificación del delito, en aras de comprobar si llevaban tiempo suministrando pastillas a la niña, lo que implicaría premeditación y, en consecuencia, un delito de asesinato.

La noche del viernes Rosario Porto y Alfonso Basterra ingresaron en la cárcel coruñesa de Teixeiro y desde el primer momento se les aplicó el protocolo de prevención de suicidios. Fuentes penitenciarias apuntaron que Rosario Porto ingresó en el módulo de mujeres, mientras su expareja lo hizo en la enfermería, aunque no indicaron el motivo ni si ayer permanecía todavía allí.

El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, explicó ayer sobre el ingreso en prisión de los padres de Asunta que se tomarían “todas las medidas” que técnicos y médicos de la cárcel “estimen necesarias”.

“Instituciones Penitenciarias siempre lleva a cabo las medidas que cree oportunas. Estoy seguro de que van a tratar a los detenidos como corresponda”, señaló el delegado del Gobierno.

Preguntado de nuevo por si se les aplicaría el protocolo de prevención de suicidios, Juárez añadió que “lógicamente se van a tomar todas las medidas que quienes tienen la competencia, que son los técnicos y médicos de la prisión, estimen necesario”.

Instituciones Penitenciarias explicó en su página web que la entrada en prisión es siempre un hecho traumático que se pretende paliar en un departamento específico donde, en un breve período de tiempo, el nuevo reo es reconocido por el servicio médico y se entrevista con un equipo técnico.

Evaluación penintenciaria

Dicho equipo está formado por diferentes profesionales, como son educador, trabajadora social o psicólogo, que lo evalúa y le asigna la ubicación más adecuada, según criterios de separación y clasificación teniendo en cuenta su personalidad e historial delictivo.

El cadáver de Asunta Yong Fang Basterra Porto, de origen chino y a la que sus padres adoptaron cuando apenas tenía un año, fue localizado por dos viandantes en la madrugada del domingo en una pista forestal de Teo y, según los análisis toxicológicos, falleció tras ser sedada con un medicamento y posteriormente asfixiada por sofocación.

Los investigadores también analizan los restos hallados en la garganta y la boca de la niña y los comparan con el tejido de una almohada y de un muñeco, hallados ambos en la vivienda de Teo, que fue registrada hace tres días en presencia de los padres de Asunta. Tras este registro el  padre fue detenido. 

Porto y Basterra pasan su primera noche en Teixeiro bajo el protocolo de suicidios