La Fiscalía califica los disturbios de Barcelona como delitos de sedición

Aspecto de uno de los coches de la Guardia Civil que realizaban un registro con motivo del 1-O en la sede de la consellería de Economía | quique garcía (efe)
|

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha presentado una denuncia por un delito de sedición por los disturbios ocurridos en Cataluña durante la operación policial contra el referéndum del 1-O, en la que menciona expresamente a los presidentes de la ANC, Jordi Sánchez, y al de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart.

En la denuncia que suscribe el teniente fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Ángel Carballo, se detallan todos los altercados ocurridos entre el 20 y el 21 de septiembre y se pide a la Guardia Civil que elabore un atestado para buscar a los autores.

Aunque la denuncia no va dirigida contra ninguna persona en concreto, en ella se apunta a la ANC como responsable de organizar un turno de relevo de voluntarios “conscientes de que dificultarían la intervención policial”, haciendo un cordón frente a la consellería de Economía durante el registro de la Guardia Civil.

En concreto, la denuncia señala que Jordi Sánchez, de ANC, pidió ante las 40.000 personas congregadas que nadie se fuera a casa. Al presidente de Ómnium Cultural también le cita y lo sitúa subido, junto a Sánchez, encima de un coche de la Guardia Civil pidiendo mantener la protesta, si bien, precisa la denuncia, luego, al ver que no podía controlar la concentración, pidió a los manifestantes que se disolvieran.

“La finalidad última de estas movilizaciones es conseguir la celebración del referéndum para conseguir la proclamación de una república catalana independiente de España, siendo conscientes de que desarrollan una actuación al margen de las vías legales”, sostiene Carballo.

“Imposición”

Según la Fiscalía, se han impulsado “movilizaciones generalizadas o movimientos populares para imponer el referéndum independentista inconstitucional por la fuerza de la intimidación, haciendo saber al Estado su intención y capacidad para actuar, incluso violentamente, ante una eventual oposición”.

La denuncia de la Fiscalía ha recaído en el juez Ismael Moreno, el más veterano de los seis jueces de instrucción de la Audiencia Nacional, que ya instruyó una causa por ese delito contra un edil de la CUP y la archivó al no ver sedicioso el llamamiento que hizo en un pleno de Vic (Barcelona) a desobedecer resoluciones del Tribunal Constitucional.

El presidente de la ANC, Jordi Sànchez, y el de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, avisaron de que no tienen miedo de la Fiscalía y de que seguirán promoviendo la movilización permanente y pacífica en defensa del referéndum del 1 de octubre. Ambos comparecieron ante los concentrados ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por la detención de altos cargos del Govern por su vinculación con el 1-O, y vaoraron la denuncia por sedición que la Fiscalía ha presentado por los incidentes del pasado miércoles y jueves contra la Guardia Civil y la Policía Nacional, en la que cita a Sànchez y Cuixart.

“Sí, tiene razón el fiscal, llamamos a la movilización permanente, democrática y pacífica, y lo hacemos con la cara descubierta”, sentenció Cuixart, que aseguró que si la Fiscalía quiere buscar a los responsables de las entidades soberanistas les encontrará en las plazas y las calles.

La Fiscalía califica los disturbios de Barcelona como delitos de sedición