“En Ferrolterra hay espíritu emprendedor, lo que no hay es costumbre”

|

José Manuel Rilo dejará de ser presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Ferrolterra el próximo jueves, tras poco más de un año en el cargo. 
Lo hace por el mandato interno que prohíbe presidir la entidad con más de 40 años de edad, pero asegura que deja proyectos en el tintero. Asegura haber entregado su experiencia a la entidad, adquirida en gran par de su padre, José Rilo, uno de los grandes emprendedores de Ferrol en los años setenta.
No oculta que el cargo le ha quitado muchas horas al frente de la empresa familiar, a la que espera poder dedicar más tiempo a partir de ahora. “Trabajar para los asociados”. Ese ha sido su más claro objetivo durante este año.  

La primera pregunta es obligada para un presidente saliente. ¿qué balance hace de su año al frente de AJE?
Durante este año me plantee que la asociación fuese más dinámica y diese más servicio al asociado. En general estoy contento con el resultado porque creo que la gente ha participado más. Intenté que AJE fuese un foro donde los asociados se apoyan entre ellos, se ayudan para generar mercado y creo que se ha conseguido.

¿Le hubiese gustado estar algún tiempo mas en el cargo?
Pues sí. Principalmente para poder desarrollar algún otro proyecto. Pero mi cargo al frente de J. Rilo necesita de dedicación, la empresa me requiere y ahora mismo me quiero centrar en ella.
Eso significa que le han quedado cosas por hacer. ¿cuáles?
Una cuenta pendiente es no habernos enganchado más a las comarcas. Estamos demasiado centrados en Ferrol y me hubiera gustado hacer más con Eume y Ortegal. Tenemos que abrirnos, porque estas comarcas tienen mucho que decir. 
Quise acercarme y no lo conseguí del todo. Parece que estamos lejos en muchos aspectos y en realidad no es así.
 
¿Qué ha aportado a la Asociación de Jóvenes Empresarios durante este año?
Mi experiencia personal. Transmitir a los que vienen detrás la experiencia que yo he adquirido de mi padre cuando pasó por otras asociaciones y confederaciones. Básicamente eso, lo que sé y lo que me han enseñado.

¿Y que ha aprendido?
Muchas cosas. Por ejemplo, que sacar adelante cualquier cosa cuesta mucho. Desde fuera se ve de otra manera, pero cuando estás dentro y quieres que los proyectos salgan ves que requiere mucho trabajo. Además, creo que ahora tengo una visión más global del tejido asociativo y empresarial de la comarca.

De las iniciativas que se han llevado a cabo bajo su mandato, ¿cuáles le resultan más satisfactorias?
Aquellas que han generado negocio entre los asociados, que han generado movimiento. En las que la actividad de AJE les haya podido aportar un beneficio económico.  
Y también las encaminadas a proporcionar conocimiento, como el  I Foro Empresarial “Voces con Experiencia”, porque creo que ha sido útil que gente con ese bagaje comparta sus vivencias empresariales. 
El que empieza siente que los problemas que está atravesando solo los tiene él y con este tipo de foros se ponen en común los contratiempos y uno ve que sus dificultades las tienen otros y ya las tenían hace cuarenta años. 
 
Solo hay un candidato inscrito a las elecciones de AJE el próximo día 11 ¿Qué consejo le da?
Que continúe trabajando para los asociados. Soy de los que piensan que las asociaciones tienen que trabajar principalmente para sus asociados. 

Y, según su opinión, ¿qué es lo que ningún presidente venidero debería cambiar? 
Lo primero sería precisamente eso, que la gestión esté siempre enfocada al asociado. Y otro pilar debería de ser seguir creando cultura asociativa. 

¿Existe espíritu emprendedor en Ferrol?
Por supuesto, estoy convencido, pero hay que dejar que salga, saber verlo y, sobre todo, fomentarlo. En AJE lo hemos impulsamos con programas como Ferrol Emprede Xove. Muchas de las propuestas de los alumnos que han participado en estos premios se han materializado en negocios reales y que están funcionando. 
Los creadores de Social Drive, dos chichos de la comarca, acaban de recibir el premio Joven Emprendedor 2015. Es decir, que aquí hay cantera. Hay gente con ideas y podemos salir a compararnos con el resto del mundo sin complejos. 
Creo que tenemos que aprender a dar valor a lo que tenemos. Así que sí que hay espíritu emprendedor, quizá lo que no hay es costumbre.

Y habiendo ese espíritu, ¿es Ferrol un buen lugar para ser emprendedor?
Tiene que serlo y eso depende en parte de nosotros. Tenemos que dejar de ser tan críticos con Ferrol, apartar lo negativo y empezar a destacar los aspectos positivos de la ciudad, que son muchos. 
Así es como conseguiremos que Ferrol sea un lugar atractivo para aquellos que quieran emprender algún proyecto novedoso. Y eso es un deber de todos: de las asociaciones, de los vecinos, de los políticos. Todos tenemos que ponernos a vender Ferrol.

Su padre fue uno de los pioneros del emprendimiento en Ferrol, por lo que le ha contado, ¿era más fácil emprender antes o ahora?
Él sabría decírtelo mejor que yo. Siempre he escuchado contar a mi padre todas las dificultades con las que se encontró y también era muy complicado por aquel entonces. Cada momento tiene sus casuísticas. 

¿Qué dificultades existen en la actualidad?
Muchas, pero sobre todo administrativas. Las ganas de emprender de los que empiezan muchas veces se diluyen por la excesiva burocracia. La gente se cansa de tanto papeleo. Parece que desde las administraciones están intentando limar esos caminos, pero aún no está tan allanado como debería.
También hay trabas en los costes. Si inicias un negocio muchas veces es para generar un dinero que no tienes y, sin embargo, lo necesitas para empezar. Hay que gastar dinero antes de tener algún posible ingreso. Y también es difícil empezar a vender el producto, entrar en el mercado. Ahí AJE juega un papel importante, porque intentamos facilitar ese acceso al mercado. 

¿Alguna de estas trabas es subsanable por las administraciones locales?
Todos los ayuntamientos de las tres comarcas pueden hacer mucho en este aspecto. Si a alguien que va iniciar un negocio le facilitas las cuotas de alquiler, por ejemplo, ya es mucho. Pero no solo eso, también a nivel administrativo. Sin ir más lejos, As Pontes está trabajando muy activamente para facilitarle las cosas a cualquiera que vaya a desarrollar algún proyecto. 
Incluso podrían ayudar a encontrar la ubicación adecuada. Cuántas veces un emprendedor alquila un local para un negocio y después no le conceden las licencias para las obras que ese negocio requiere. Sería muy útil elaborar un registro con los locales disponibles para un cierto tipo de actividad. 

Tras su paso por AJE, ¿qué carencias ha percibido que existen en Ferrol? ¿Hay algún sector que debería potenciarse más?
Todo lo que no tenga que ver con el naval. La comarca está muy centrada en el naval, algo que supongo, es inevitable, pero hay que abrir hueco a proyectos que no tengan que ver con esa industria. No se pueden poner todos los huevos en el mismo cesto. 
Tengo la sensación de que mucha gente que está proyectando un negocio piensa de que manera puede servir o vincularse con la industria naval y eso puede llegar a limitarlos.

¿Da por bueno, entonces, ese mantra de que el futuro de la comarca pasa por la recuperación de la industria naval?
Ferrol va a seguir viviendo del naval, eso es indiscutible. Esta ciudad ha nacido por los astilleros y siempre estarán ahí. Pero eso no debería implicar no tener más actividades. Necesitamos que al menos el 30 o el 40 por ciento de la economía de Ferrol la representen otros sectores.  
Demando muchas veces que se mire más allá del astillero. Hay muchas empresas con un gran potencial que están instaladas aquí y están trabajando para fuera, en otros sectores, y también existen.

Después de esta experiencia, ¿sopesa volver a ocupar un cargo similar en otra entidad?
Ahora solo pienso en que mi empresa vaya bien. En mantener los empleos que hay y crear alguno más. Seguir defendiendo la marca de mi familia. Si eso, en algún momento, lo puedo compaginar con alguna otra asociación, me lo plantearé, pero estar al frente de una asociación come muchas horas al día. 
Este año al frente de Asociación de Jóvenes Empresarios ha sido una experiencia muy satisfactoria, pero no es mi objetivo a corto plazo involucrarme con ninguna entidad empresarial.

“En Ferrolterra hay espíritu emprendedor, lo que no hay es costumbre”