El Racing no quiere confianzas

Real Oviedo-Racing Club Ferrol 27ª jornada, Segunda División B, grupo 1, de fútbol Carlos Tartiere Fierros/futbolasturiano.es (1-3-2015) TEXTO: Maikel Mesa controla la pelota ante la presencia de Borja Valle
|

 

Se cumple hoy un mes desde que el Racing entró en las posiciones que clasifican para la fase de ascenso a Segunda y, puesto que su intención es estar en ellas al final de la liga regular, ganar con frecuencia es condición imprescindible para lograrlo. Por eso, después de dos jornadas sin hacerlo –derrota frente al Somozas y empate ante el Oviedo–, al equipo ferrolano solo le vale imponerse en el partido que lo enfrenta al Sporting B esta tarde –17.00 horas, A Malata– si quiere seguir entre los cuatro primeros. Será la manera de dar un paso más hacia su objetivo a falta, después de esta jornada, de solo diez para el final de la competición regular.
El cuadro verde aún saborea el redulce gusto del empate de la semana pasada frente el Oviedo, que sin embargo no significó más que en un punto. De todas formas, el Racing es consciente de que tiene que sumar de tres en tres si quiere estar en la zona de privilegio al final de la liga regular. Por eso, aunque el contrario de esta tarde no tenga el renombre del de la semana pasada, necesita jugar con la misma intensidad y concentración que hace siete días si quiere lograr la victoria ante un rival que se encuentra en los puestos que, al final de la competición, llevan al descenso.
Además, las ausencias –entre lesiones y sanciones– que tiene la escuadra gijonesa harán que se presente en A Malata con hasta siete juveniles. De todas maneras, la calidad que caracteriza a la cantera de Mareo le desaconseja al cuadro verde confiarse en exceso acerca del potencial del adversario que va a tener enfrente. Porque los jóvenes talentos son capaces de darle un susto a cualquiera –se lo propinaron al Racing en la primera vuelta y vienen de dárselo a equipos de la zona alta de la clasificación como Guijuelo o Logroñés– y a la afición de A Malata no le gustan.

ANTECEDENTES
La racha del Racing, que llevaba diez victorias consecutivas como local, se rompió hace dos semanas con la derrota sufrida ante el Somozas en el derbi de Ferrolterra. Pero su intención es la de recuperar aquel rendimiento como manera de mantener su sitio entre los cuatro primeros. Además, eso le hará acudir con más tranquilidad a los partidos que tenga que jugar a domicilio. Por eso, ganar encuentros como el de esta tarde parece algo fundamental.
Para ello, el cuadro verde espera hacer valer la capacidad de una plantilla en la que, sin embargo, hay bajas sensibles como las de Nano –sancionado– o Jonathan Aspas –lesionado–. Aun así, Manolo García dispondrá de efectivos de sobra para presentar un once inicial de garantías.

El Racing no quiere confianzas