Los líderes sacan las armas en el último sábado de la campaña andaluza

|

Los partidos llegaron al último fin de semana de la campaña de las elecciones andaluzas, con actos de sus pesos pesados. Ayer los grandes protagonistas fueron Susana Díaz en Jaén; Rajoy en Granada; Alberto Garzón en Granada; Pablo Iglesias en Málaga; y Albert Rivera en Cádiz.

Una vez más, la actual presidenta de la Junta enarboló la bandera patria y trató de llegar al corazón de sus compatriotas con un “Quiero que estéis orgullosa de mi como presidenta, lo demás me da igual”. Díaz también remarcó que el PP “no sabe lo que le espera” con ella al frente de la Junta.

“No me va a parar nadie porque tengo en el motor la fuerza de los andaluces, que saben que este es un momento histórico como el 28 de febrero”, sostuvo Díaz, que volvió a pedir que le ayuden “en el último empujón” porque ella quiere deberse como presidenta “solo a los andaluces, a más nadie”, afirmaciones que fueron recibidas con gritos de “presidenta, presidenta”.

En Marbella, el ministro de Economía, Luis de Guindos, pidió a los andaluces que piensen en el “valor de la estabilidad política” que el Gobierno del PP ha dado al país a la hora de votar en los próximos comicios autonómicos del 22 de marzo.

“Si no hubiésemos tenido estabilidad política no hubiéramos salido de la situación en la que estábamos y, a veces, la economía se compone de una serie de intangibles y la estabilidad política es fundamental”, ha dicho el ministro durante un mitin del PP en Marbella.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó que el PP es “el único cambio posible” en Andalucía frente a aquellos que “van en contra de todo pero que no están a favor de nada” y ha alertado contra los que “no han gestionado nunca” y “tienen conejos en la chistera”.

Rajoy hizo estas declaraciones durante la clausura de un mitin del PP de Andalucía en Granada, en el que también advirtió de que “hay que tener cuidado con aquellos que creen que todo se arregla con un chasquido de los dedos”, en alusión aunque sin nombrarlo a Podemos.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, manifestó en Cádiz que hace falta que “toda esa gente que está aforada, el señor Pujol el señor Matas, el señor Chaves, el señor Griñán no tengan cabida en las instituciones” y que “no pueden estar sentados en un escaño porque lo manchan”.

El líder de Ciudadanos, ante un auditorio abarrotado de más de 600 personas, señaló que “la principal crisis que hay en este país es la crisis de confianza” y le dijo  “a aquellos partidos que llevan imputados en sus listas, “que no se molesten ni en levantar el teléfono” para pactar con ellos.

Los líderes sacan las armas en el último sábado de la campaña andaluza