Igor Gonzalo se adentra en la vida marroquí en su exposición del Ateneo

Exposicion Ateneo Igor Gonzalo
|

Igor Gonzalo inaugura hoy, a las 20.30 horas, en el Ateneo Ferrolán, la sexta edición del proyecto “Voyage”, en el que se adentra en ciudades y países para ofrecer su realidad desde un punto de vista fotoperiodístico. En esta ocasión, y tras haber paseado su cámara por Túnez, Portugal, Nueva York, diversas urbes españolas o Londres mira hacia la realidad de Marruecos, impulsado también por conocer la vida cotidiana de un país tan apegado a la actualidad española. El resultado son casi cuarenta fotos que itinerarán después por Oleiros, A Coruña y Castilla y León y que hasta el día 26 de agosto pueden verse en la ciudad.
Gonzalo trabaja como fotógrafo para agencias relacionadas con guías de viaje y revistas especializadas del sector. Por eso este proyecto de exposiciones le permite expresar otra vertiente menos encorsetada. Además, es una de las escasas maneras de dar salida a un tipo de imágenes que ya ni siquiera tienen cabida en las revistas de los grandes medios porque “el que manda es el anunciante”, comenta, y evita asociar su marca con determinadas fotografías. “Estaba en un momento profesional en el que me apetecía dar un giro brusco, más hacia el fotoperiodismo, tratando de contar la vida real de cada sitio, cómo vive esa gente, cómo cocinan, cómo se ganan su vida, cómo se desplazan...”, explica. Y en Marruecos se ha encontrado con los brazos abiertos de una población con una hospitalidad proverbial. “El carácter árabe es superacogedor. He sentido más peligro en París o en Nueva York que en los países árabes. Viajé desde Marrakech hasta el norte en sus trenes, con ellos, y lo único que tienes que tener es muchísimo tacto a la hora de sacarles fotos, especialmente cuando son mujeres. No son una cultura tan cerrada como nos creemos y te tratan mucho mejor que lo que nosotros a ellos aquí, con diferencia”.
Pero la “occidentalización” ha tenido consecuencias negativas en este carácter de acogida al trashumante. “Su carácter hospitalario es tremendo pero en las ciudades se está contaminando mucho de lo negativo de Occidente, del carácter capitalista, de buscarle el negocio a todo”, se lamenta Igor González.
Formado en Comunicación Audiovisual y especializado en Fotoperiodismo por la Universida Autónoma de Barcelona, las fotos de este creador se pueden ver en guías como Repsol, Fodor’s y en revistas como National Geographic o Sky (del grupo de aerolíneas Delta Airlines). Además, coordina con la también fotoperiodista Cristina Pérez Parapar un curso de fotografía incluido dentro de un viaje (www.viajayfotografia.com), precisamente con la intención de romper las fronteras de las imágenes típicas de las vacaciones para buscar un lado más humano de los territorios y ayudar en el conocimiento de los demás. n

Igor Gonzalo se adentra en la vida marroquí en su exposición del Ateneo