El Somozas cae por su propio peso

campo Manuel Candocia un partido de fútbol entre el Somozas y el Choco
|

Demasiados problemas tuvo encima el Somozas como para sacar algo positivo del partido que lo enfrentó ayer al Choco. La escasez de jugadores con la que hizo frente al partido, la necesidad de reubicar a muchos de ellos en posiciones que no les eran naturales. El caso es que, casi por su propio peso, el cuadro verdiblanco cayó ante un rival directo. Seré en circunstancias mejores cuando puede aspirar a volver a ganar.

La escasez de efectivos con la que el Somozas se presentó lo obligó a recurrir a soluciones poco habituales: Uzal jugando de central, Marcos Fernández de referencia atacante, Dani Bellas y Luis Nuño por las bandas, los lesionados Joseja Amat y Álex Díaz en el banquillo en caso de extrema necesidad... Muchas variaciones pero el mismo espíritu de siempre que, incluso, se vio reforzado a los diez minutos con el gol de Luis Nuño al empalmar una pelota suelta en la frontal.

Entonces el Choco, una vez repuesto de la sorpresa, entró realmente en el partido. Tanto que no tardó más que un cuarto de hora en darle la vuelta al marcador –el primer tanto gracias al acierto de Nacho al remachar una jugada de Xian por la banda izquierda; el segundo, cuando Palmás remachó al fondo de las mallas una pelota suelta en el área–. El Somozas, sin embargo, no estaba dispuesto a dejar así las cosas y antes del descanso logró su segundo tanto gracias a otra demostración el olfato de gol que tiene Luis Nuño.

Superado el descontrol de la primera parte, la segunda tuvo menos cosas que contar. Y eso que el partido se abrió bastante, sobre todo porque el cansancio empezó a hacer mella en el Somozas con el paso de los minutos. El Choco, de hecho, aproveché este bajón físico para volver a ponerse en el marcador por partida doble. Primero con el segundo tanto de Nacho y después con el marcado por Comis ante un cuadro local que daba la sensación de estar ya rendido, el cuadro de Redondela sentó las bases de la victoria.

A pesar de que estaba casi sin fuerzas, el equipo local no lo dejó de intentar hasta el final del partido. Pero la misión era imposible porque ya había caído antes por su propio peso.

El Somozas cae por su propio peso