Críticas al mal estado del pavimento del casco viejo

|

El Concello de Cedeira denuncia que el mal estado del pavimento del casco histórico de la villa – aseguran que las piedras se mueven, se levantan y rompen–, obliga a ejecutar reparaciones constantes de la orden de “tres intervenciones al mes de dos días de duración”. El firme, a base de piedras de granito, fue renovado en el anterior mandato socialista. Ahora la administración local señala, que “según los técnicos consultados”, el problema radica en que el pavimento utilizado “no es el más adecuado para calles con una gran circulación de vehículos”, –el defecto se ha detectado en las calles Real, Ferrol, Cristo, Iglesia y Cuesta–.

Además indican que el hormigón sobre el que se realizó el enlosado “en los lugares analizados, resulta de escaso espesor permitiendo que las piedras se muevan y hundan”.

Desde el Concello insisten en que en la colocación del nuevo firme, “se primó la mejora estética en detrimento de la funcionalidad” e inciden en que “no se tuvo en cuenta el gasto que supondría para las arcas locales el mantenimiento y conservación del mismo”. Asimismo, señalan que el nuevo pavimento sustituyó a uno anterior de los años 90 de hormigón impreso, “cuyo mantenimiento nunca supuso ningún gasto alguno para las arcas locales”.

Críticas al mal estado del pavimento del casco viejo