Australia anuncia que la F-105 será el modelo para desarrollar su nueva generación de fragatas

BAC Cantabria llegada de Australia

Después de lanzar su dura advertencia a la industria naval militar por las desviaciones detectadas en el programa de los AWD, el ministro de Defensa de Australia, David Johnston, ha avanzado que será un astillero extranjero el que construya los dos buques logísticos que constituyen la necesidad más perentoria de su Armada. La decisión, puntualizó, está entre la española Navantia y la coreana Daewoo.
El responsable señala en un comunicado que el Gobierno de Australia ha destinado ya un presupuesto de más de 53 millones de euros –unos 78 de dólares australianos– a poner en marcha los trabajos preliminares de ingeniería y diseño de un nuevo programa de construcción de fragatas. En declaraciones realizadas a una televisión de aquel país, el ministro concreta que serán probablemente ocho buques y que estarán basados en la española F-105, al igual que los destructores AWD. Eso sí, puntualiza que es esencial que los astilleros australianos demuestren su capacidad para terminar estos últimos corrigiendo la tendencia a los sobrecostes y a la prolongación de los plazos para que les sea confiado el nuevo programa. La decisión se concretará, apunta, en el Libro Blanco de la Defensa que se prevé dar a conocer el próximo año 2015.

Buenas noticias
En principio ambas son buenas noticias para Navantia, que se consolidaría como una referencia muy destacada por el Gobierno de Australia de cara al desarrollo de sus nuevos programas de buques militares. En el corto plazo –las previsiones son que el contrato esté resuelto dentro de este año– el grupo español tiene altas posibilidades de hacerse con el diseño y la construcción de dos buques logísticos del tipo del BAC “Cantabria”. Las últimas declaraciones del ministro de Defensa desbancan la tercera opción, la que defendía la alemana Thyssenkrupp con su modelo “Berlín”, y fija las opciones en el Aegir 18ª, desarrollado por la ingeniería inglesa BMT y que construyen los astilleros coreanos de Daewoo, o el “Cantabria” de Navantia. La gran baza de este último es que es un modelo ya construido y que ha podido probar la propia Armada australiana. Como se sabe, España alquiló el buque durante cerca de un año a la RAN y esta pudo comprobar sus capacidades y su compatibilidad para el suministro de combustible y pertrechos a los buques de la flota “auss”.
En principio, Navantia tenía previsto concurrir a este concurso como socia de BAE Systems y repetir el esquema que funcionó con los dos LHD “Canberra” y “Adelaide”, es decir, construir aquí el 80% de los barcos y terminarlos en los astilleros de Melbourne. Por su parte, Daewoo había configurado una agresiva oferta en asociación con ASC, en la que prometían construir dos buques en la factoría coreana y un tercero en Australia. Sin embargo, esta composición de lugar podría variar a tenor de la determinación del Gobierno australiano de poner el programa en manos de empresas experimentadas y solventes del extranjero, que garanticen los plazos. Cabe señalar que este criterio se toma por las desviaciones en los AWD, cuya ejecución lidera ASC.
Por otra parte, la promesa de ocho nuevas fragatas con diseño español garantizaría trabajo de ingeniería para Navantia, aunque también abriría la puerta a posibles paquetes de obra. Así sucedió con los destructores, que iban a construirse íntegramente en Australia y que finalmente trajo a la ría cinco bloques del segundo y el tercer navíos.

Australia anuncia que la F-105 será el modelo para desarrollar su nueva generación de fragatas

Te puede interesar