Un tiburón queda atrapado en las redes de un pescador en la ría de Ares

Tiburón en el muelle de Ares
|

Los vecinos de Ares se encontraron ayer por la mañana, en el puerto deportivo, el cuerpo sin vida un tiburón de casi 5 metros de largo y más de 250 kilos.
Un marinero de la villa, Santiago Casteleiro, se lo encontró a las siete de la mañana enredado por la cola en uno de sus aparejos de pesca, cuando se disponía a retirarlos. Alarmado por las dimensiones del escualo, solicitó ayuda a un amigo, con una embarcación de mayor eslora, que consiguió remolcar a tiburón hasta la rampa del puerto.
Una vez en tierra, Antonio Vilar, el biólogo del Aquarium Finisterrae y residente en Ares, intentó reanimar al animal aplicándole una serie de inyecciones, pero el tiburón falleció a causa del estrés y la asfixia.
Los técnicos de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma) se acercaron al lugar para hacer las gestiones oportunas y recabar datos sobre el tiburón. Tal y como explicó Juan Ignacio Díaz, delegado de Cemma para la zona norte, determinaron que se trataba de un tiburón peregrino subadulto –una especie en peligro de extinción– de 4,68 metros de largo. La justificación más plausible es que se adentrase en la ría siguiendo una mancha de plancton –el único alimento de este enorme pez– y se enredase accidentalmente en las redes de este pescador.
Es la primera localización de esta especie en la actual temporada de invierno, pero no es extraña la presencia de estos tiburones peregrinos en la boca de la ría, entre Mourón y el espigón
 Los técnicos de residuos de la Xunta se llevaron el cuerpo del animal que, tras extraerle unas muestras de su piel, será incinerado. n

Un tiburón queda atrapado en las redes de un pescador en la ría de Ares