La falta de iniciativa privada paraliza el proyecto del puerto deportivo

el proyecto de las instalaciones náutico-recreativas se dio a conocer en el año 2005 luis polo
|

Dos años después de declararse desierto el concurso público convocado para la construcción del puerto deportivo de Cedeira, el proyecto se encuentra paralizado ante la falta de iniciativa privada. Portos de Galicia solo impulsará y tramitará aquellos proyectos de construcción o ampliación de las instalaciones náutico-recreativas que vengan avaladas por la iniciativa empresarial privada, tal y como aseguran desde el organismo gallego.

En este sentido, el ente autonómico inició a comienzos de 2012 un período de consultas a diferentes empresas del sector de cara a conocer sus necesidades e intereses en esta iniciativa, condiciones que en la medida de lo posible intentarían incorporar al pliego del proyecto. Y es que Portos aseguró que no convocaría un nuevo concurso sin garantías de concurrencia. Una circunstancia que hasta el momento no se ha producido.

Portos de Galicia no priorizará estas actuaciones sin el respaldo empresarial

El puerto deportivo de Cedeira es una demanda histórica de la villa. En el año 2005 se dio a conocer el proyecto para construir en la zona una nueva dársena deportiva, una propuesta que se encontró por aquel entonces con la oposición frontal de la Cofradía de Pescadores, que veía excesivas las pretensiones de la UTE que resultó adjudicataria de los trabajos.

Así, el proyecto inicial contemplaba dotar la infraestructura de 411 puntos de amarre, demasiados en consideración del pósito para una ría de apenas un kilómetro de ancho. Las alegaciones presentadas por la cofradía, el gobierno municipal, entidades ecologistas y usuarios de las instalaciones náuticas obligaron a redactar un nuevo proyecto reduciendo el número de puntos de amarre a 270. La falta de conformidad con las nuevas condiciones provocó la renuncia de la UTE.

Fue entonces cuando a principios de 2011 Portos de Galicia convocó el concurso para su construcción que finalmente quedó desierto.

La falta de iniciativa privada paraliza el proyecto del puerto deportivo