Navantia se despide del “Supply” mientras encara un futuro incierto

AOR A195 parte hacia Australia
|

El “Supply”, primero de los dos buques AOR –Auxiliary Oiler Replenishment– encargados por la Armada australiana a Navantia, se encuentra ya navegando rumbo al país oceánico. El viaje, que durará 35 días, comenzó ayer a mediodía, tras un pequeño acto de despedida marcado por las medidas de seguridad sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Este adiós, además, también supone el inicio de una época de incertidumbre por la falta de algún contrato “puente” hasta el inicio de la construcción de las F-110. Y es que en el momento en el que sea entregado su buque gemelo, el “Stalwart”, las instalaciones carecerán de proyectos de fabricación previsiblemente hasta 2022.

Ceremonia discreta

La ceremonia de despedida del navío, como ya se había mencionado, fue muy limitada y discreta, con apenas una veintena de autoridades, entre las que se encontraba el almirante del Arsenal Militar de Ferrol, el vicealmirante Antonio Duelo Menor, acompañada de una banda de música incluso más reducida.

La pandemia de Covid-19, si bien redujo la parafernalia del acto, no logró hacer mella en su solemnidad, dada la gran importancia de dicho contrato. Así, mientras se ultimaban los detalles de la partida, el agregado naval de la Embajada de Australia en España, el capitán de navío Timothy Bails, agradeció tanto a Navantia como a las empresas auxiliares el gran trabajo realizado en el buque, al tiempo que rememoraba la historia del primer navío de la flota australiana en ostentar el nombre de “Supply” y destacaba la importancia que tendrán ambos AOR en las futuras operaciones de la nación.

Tras esto, el director de los astilleros de la ría de Ferrol, Jorge Filgueira, tomó la palabra. En su intervención, el directivo hizo hincapié en las “muchas horas de trabajo, en las que han colaborado cientos de personas” para hacer de ese buque una realidad; “otra unidad que evidencia el conocimiento desarrollado y transmitido a través de generaciones a los trabajadores de los astilleros y empresas de esta comarca”, señaló un orgulloso Filgueira.

De este modo, la ceremonia concluyó con la partida del navío mientras los himnos de ambas naciones eran interpretados por la banda de música. l

Navantia se despide del “Supply” mientras encara un futuro incierto