Navantia estudia llevar a cabo un cierre patronal como consecuencia de la huelga

Navantia Ferrol sin luz
|

La dirección de Navantia estudia llevar a cabo medidas drásticas en sus astilleros de Ferrol “forzada por las consecuencias que está teniendo para la compañía” la huelga de la industria auxiliar. Según fuentes consultadas por este diario, la cúpula directiva del astillero se plantea realizar un cierre patronal ante la imposibilidad de desarrollar con normalidad la actividad en los centros de trabajo de la ría.

Tal y como confirmó ayer el presidente del comité de empresa, Javier Galán, dentro del astillero han comenzado a surgir los primeros problemas para que los trabajadores de la principal desarrollen su actividad diaria con normalidad y de acuerdo a las condiciones requeridas. Cabe recodar que las tareas de mantenimiento y limpieza de las instalaciones (oficinas, vestuarios, talleres) corren a cargo de empresas subcontratadas, que llevan trece días en huelga.

En este sentido, los técnicos de prevención de riesgos laborales ya han emitido algunos informes desfavorables en relación con la salubridad de algunas zonas de uso diario y han decretado, incluso, el cierre de varios cuartos de aseo, lo cual ha impedido a muchos operarios comenzar hoy su jornada, según explicó ayer el propio Galán.

 

Nuevas propuestas

El presidente del comité de empresa también explicó ayer que la sección sindical de CCOO está “a favor de las justas reivindicaciones de los trabajadores de las empresas auxiliares, pero en no en las formas”, dijo Galán, al tiempo que instó a reabrir el proceso de negociación.

En este sentido, avanzó que hicieron llegar a los sindicatos una propuesta para desbloquear el conflicto en la que los empresarios asuman “hasta donde puedan” una mejora salarial en las actuales licitaciones y que se comprometan a aplicar íntegramente los acuerdos salariales del año 2001 a partir de los nuevos contratos que consigan”, explicó.

También abogó Galán, como ya se hizo desde otras centrales, por que Navantia contrate de manera directa a estos operarios “durante el tiempo que sea necesario”. Además, el comité se ha prestado a ser parte activa en la mesa paritaria “si los otros actores lo tuvieran a bien”.

Este desencuentro entre la CIG y el resto de sindicato se hizo patente durante una concentración de los trabajadores de la principal a las puertas del astillero, que consiguió reunir a unas 500 personas para mostrar su apoyo a los empleados de la industria auxiliar, pero que no contó con el respaldo de CCOO, UGT y MAS.

En la asamblea diaria que realizan los empleados de compañías complementarias, el secretario de CIG Industria en Ferrol, Vicente Vidal, explicó a los huelguistas que en la última mediación con la Axencia Galega de Arbitraxe, el resto de sindicatos habían insistido en su intención de comenzar una negociación desde cero. “Eso, para nosotros, es lo mismo que decir que estás dispuesto a aceptar una bajada de los salarios”, apuntó Vicente Vidal.  A pesar de que los empresarios abandonaron la mediación ante la negativa de la CIG de levantar la huelga, esta nueva mesa de la AGA quedó abierta “como un foro sin cortapisas y con la garantía de que lo acordado adquiere rango de convenio”, explicó el responsable de la federación de Industria.

 

Reparaciones

Además de estos contratiempos que afectan a la seguridad de la plantilla, ayer se conoció que dos clientes del astillero han cancelado los contratos de los dos buques gaseros que iban a entrar en Reparaciones entre octubre y noviembre, lo que supone la pérdida definitiva de 50.000 horas de trabajo (45.00 de las empresas auxiliares y 5.000 propias).

La repercusión de esta huelga en el departamento de Carenas –operado casi en su totalidad por auxiliares– ha llevado incluso a algunas multinacionales gasistas ha advertir a las navieras con las que trabajan que eviten traer sus buques a reparar al astillero público por la conflictividad y la inoperatividad existente.

La paralización de esta actividad ha llevado a Navantia ha reiterar en los últimos días “el gravísimo daño que este paro hace al conjunto sector naval en Ferrol y que tendrá consecuencias económicas y de destrucción de empleo durante bastantes años en la comarca”. Por este motivo Navantia presentó ayer demanda ante el SMAC (Servicio Provincial de Mediación y Conciliación de Ferrol), como paso previo para la denuncia ante el Juzgado de lo Social, valorando en 1.780.000 los daños directos causados hasta ahora por los abusos de la huelga indefinida de las industrias auxiliares en el sector del metal y responsabiliza de ello al Comité de Huelga y a la CIG.

Navantia estudia llevar a cabo un cierre patronal como consecuencia de la huelga