Navantia crea una filial en Brasil y reforzará su peso en Australia con otra oficina en Sídney

NAVANTIA
|

El Gobierno ha dado luz verde a la constitución de una filial de Navantia en Brasil. Según la autorización del último Consejo de Ministros, la compañía pública creará una sociedad de responsabilidad limitada con un capital social de algo más de 200.000 euros –600.000 reales brasileños– cuyo 90% será suscrito por Navantia y el 10% restante por Navantia Australia. Al igual que sucede con esta última, cuya sede está en Melbourne, la intención del grupo naval es reforzar su presencia en el país y facilitar el camino para la consecución de nuevos contratos.
Navantia se adapta así a la legislación de defensa brasileña, paso indispensable para llegar a participar en los ambiciosos programas de modernización de su flota previstos para los próximos años. Concretamente, Brasil prevé construir fragatas, patrulleros y buques logísticos y mantiene ya un acuerdo de colaboración con un astillero local, con el que presenta sus ofertas asumiendo la transferencia de tecnología. En concreto, para la fabricación de cinco fragatas, el programa más ambicioso que tiene previsto Brasil, Navantia ha optado por un modelo que incorporaría un sistema de combate australiano para evitar las suspicacias que allí provoca el estadounidense Aegis.
Navantia constituyó ya en 2011 su filial en Australia, un país que hoy por hoy representa su principal cliente. La compañía española tiene actualmente contratos allí por valor de 1.500 millones de euros y trabaja para conseguir, a corto y medio plazo, otros encargos que sumarían otros 1.200 millones. Navantia Australia tiene su sede en Melbourne y la empresa inauguró recientemente un centro técnico de operaciones en Adelaida, si bien esta presencia se reforzará pronto con la próxima apertura de otra oficina más en la ciudad de Sídney.

Navantia crea una filial en Brasil y reforzará su peso en Australia con otra oficina en Sídney