Una ferrolana acude al Valedor tras verse “desamparada” por amenazas

|

Una ferrolana –cuya identidad se mantiene oculta por razones de seguridad– se ha visto obligada a acudir al Valedor do Pobo ante lo que asegura que es un “total desamparo e indefensión por parte de los jueces y la policía” tras presentar la correspondiente denuncia en relación con amenazas y acoso por parte de su exmarido.

El hombre, condenado en firme ya en 2007 a 2,5 años de cárcel por maltrato –no ingresó en la cárcel–, realiza llamadas a su expareja en las que las que vierte graves amenazas contra la seguridad de la víctima. Así consta en las grabaciones telefónicas aportadas por esta última en la denuncia policial presentada el pasado 20 de febrero, a las que añade mensajes de texto con idéntico o similar contenido.

“Presento 20 llamadas perdidas, 18 mensajes de texto y 9 mensajes de voz, entre los que hay amenazas, insultos, vejaciones y coacciones hacia mi persona y hacia la de mi hijo”, destaca en el escrito remitido al Valedor do Pobo, que ha quedado en responder a su requerimiento.

Este se centra en “denunciar” lo que considera una falta de ética profesional por parte de la mujer policía que la atendió en la tarde del pasado día 20, y que le instó, argumentando que ese momento “tenía mucho trabajo, ya que tienen dos denuncias para redactar y no me tomaría una buena declaración”. Por este motivo, la “invita” a acudir al día siguiente, pero cuando la denunciante pregunta si en esa fecha constaría a todos los efectos que se había presentado el día anterior es cuando, finalmente, decide esperar a que poder presentarla.

“Sigo siendo víctima de un continuo acoso, amenazas, insultos, vejaciones y coacciones”, tal y como, recuerda, se deduce de los mensajes y conversaciones que se produjeron los días 19 y 20 de este mes.

juzgados
La mujer que ha trasladado su situación al Valedor do Pobo se presentó asimismo en los juzgados ferrolanos el 22 de febrero, una vez que la Policía Nacional la cita con este motivo. Según pone en conocimiento del Valedor, la fiscal le pregunta por qué motivo no bloquea las llamadas de su exmarido para evitar la situación, a lo que aquélla responde que entiende que es la justicia y la policía los que tienen que garantizar su seguridad y que, si no lo ha hecho, “es porque mi hijo pasa temporadas con él y quiero estar en contacto por si ocurre algo”.

La víctima no obtuvo finalmente orden de alejamiento contra su expareja ni la prohibición a esta de ponerse en contacto con ella al entender que “puesto que como él está en País Vasco, no existe riesgo”.

La mujer se considera por este motivo “indefensa” y “desamparada”, ya que “¿quién me asegura que no me está esperando en la calle”. Pregunta así al Valedor “quién es aquí la víctima”.

Una ferrolana acude al Valedor tras verse “desamparada” por amenazas