El presidente de Navantia se durmió en un sofá el lunes, tras la comisión del dique

josé manuel revuelta descansando en un sofá del astillero
|

El presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, aprovechó parte de la tarde del lunes para echar una siesta en el sofá de una de las salas del edificio de personal del astillero ferrolano. Lo hizo tras la reunión de la comisión de seguimiento del dique flotante en la que transmitió a los trabajadores la renuncia al proyecto, porque según la consulta no vinculante realizada a Bruselas entraría en conflicto con la legislación de competencia, y mientras varios cientos de operarios permanecían a las puertas del edificio en señal de repulsa a esa decisión.

Esta circunstancia, que ayer mismo fue criticada por el alcalde de Ares, Julio Iglesias, en un artículo de opinión publicado por este periódico, queda patente en la fotografía que acompaña este artículo. La imagen, a la que pudo tener acceso este diario, fue tomada pocos minutos antes de las cinco y media de la tarde, unas tres horas después de que se diera por terminada la reunión.

Como se recordará, los directivos de Navantia y la SEPI, permanecieron en el edificio hasta las once de la noche, hora en la que varias decenas de agentes antidisturbios entraron al astillero para “hacerles un pasillo” y custodiar su salida. Antes solo habían hecho un tímido intento de salir, que abortaron ante los abucheos de los trabajadores. Los alcaldes abandonaron el edificio a continuación.

 

El presidente de Navantia se durmió en un sofá el lunes, tras la comisión del dique