Denuncian las "humillantes" condiciones laborales de tres establecimientos hosteleros

|

La responsable en la comarca de la Federación de Servizos, Cristina Martínez, y Xesús Anxo López Pintos, corresponsable comarcal de la CIG, denunciaron ayer en rueda de prensa los abusos que está cometiendo la empresa Pizzas Sigras SL en los tres establecimientos que tiene en la zona de Ferrol, dos de ellos –Caprice y Nación– en el Dolce Vita Odeón y otro, Bosque Verde, en el nuevo centro comercial Parque Ferrol. Según indicó el sindicato, los doce trabajadores realizan una media de 50 horas a la semana pese a tener la mayoría contratos a tiempo parcial, y sufren además otras “vejaciones” y “humillaciones” por parte del empresario.

La CIG ha puesto ya en conocimiento de la Inspección de Trabajo la situación. La central entregó a los medios de comunicación copias de los exámenes que el empresario realiza a los trabajadores una vez que termina su jornada, y en los que se incluyen preguntas como “¿Se me entiende cuando digo las cosas? ¿Tienes algún problema de oído, comprensión o alguna otra deficiencia? ¿Sería lógico que cualquier día cambiara parte del personal en busca de empleados que sí que escuchen y que sí hagan lo que digo?”.

Los trabajadores cumplen jornadas que a veces se prolongan hasta las tres de la mañana, momento que precisamente aprovecha el empresario, según denunció la CIG, para presentarse en el centro de trabajo y realizar los citados exámenes. Según López Pintos, el dueño del negocio les niega incluso los descansos para comer e incumple las directrices más básicas del Estatuto de los Trabajadores.

Los responsables sindicales consideraron “vergonzosa” la situación y las amenazas habituales que sufren los trabajadores, a los que además se les aplica el convenio de pizzerías cuando tendrían que regirse por el de hostelería, con salarios superiores –pese al nombre de la empresa, los citados negocios ofrecen servicio de restaurante–.

López Pintos criticó que en la dramática situación que atraviesa la comarca vengan empresarios de fuera –el señalado procede de A Coruña, indicó– “facendo estas auténticas barbaridades”, dijo, sobre todo en el sector servicios.

Denuncian las "humillantes" condiciones laborales de tres establecimientos hosteleros