El rey asume la ejemplaridad y la transparencia que exige la sociedad

GRA302. MADRID, 18/10/2013.- Fotografía facilitada por la Casa de Su Majestad el Rey del mensaje grabado por don Juan Carlos en su despacho del Palacio de la Zarzuela dirigido a los asistentes a la XXIII Cumbre Iberoamericana, que se celebra en Pan
|

El rey garantiza a los españoles su determinación de “continuar estimulando la convivencia cívica” en el “desempeño fiel” del mandato y las competencias que le atribuye la Constitución, así como la seguridad de que asume “las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad”.

“Sé que la sociedad española reclama hoy un profundo cambio de actitud y un compromiso ético en todos los ámbitos de la vida política, económica y social que satisfaga las exigencias imprescindibles en una democracia”, aseguró el Monarca, tras reconocer que “los casos de falta de ejemplaridad en la vida pública han afectado al desprestigio de la política y de las instituciones”.

“Es verdad que hay voces en nuestra sociedad que quieren una actualización de los acuerdos de convivencia”, continuó en su mensaje de Navidad, antes de subrayar que esas cuestiones y el “desaliento” que causa en los ciudadanos la crisis económica se podrán resolver con realismo, esfuerzo, un funcionamiento correcto del Estado de Derecho y la generosidad de las fuerzas políticas y sociales.

“Realismo para reconocer que la salud moral de una sociedad se define por el nivel del comportamiento ético de cada uno de sus ciudadanos, empezando por sus dirigentes, ya que todos somos corresponsables del devenir colectivo”, argumentó, y “funcionamiento del Estado de Derecho para que la ejemplaridad presida las instituciones” y “se cumplan y hagan cumplir la Constitución y las leyes”.

Tras insistir en la “necesidad de mejorar en muchos aspectos la calidad de nuestra democracia”, don Juan Carlos advierte de que “esa crucial tarea de modernización y regeneración no es competencia exclusiva de los responsables políticos”, sino también “de los agentes económicos y sociales y de la sociedad en su conjunto”.

En ese contexto, no solo anima a los líderes políticos y agentes sociales a que “ejerzan su liderazgo y combatan el conformismo, el desaliento y el victimismo”, sino que invita asimismo a “la comunidad intelectual” a “ser intérprete de los cambios que se están produciendo y a ser guía del nuevo mundo que está emergiendo en el orden geopolítico, económico, social y cultural”.

En los últimos párrafos de su alocución de Nochebuena, explica que, como rey de España, desea transmitir a todos la seguridad de que asume las exigencias de ejemplaridad y transparencia que reclama la sociedad y t su determinación de “continuar estimulando la convivencia”.

El rey asume la ejemplaridad y la transparencia que exige la sociedad