Rajoy se despide con la promesa de ser leal al PP y pidiendo responsabilidad

|

Mariano Rajoy se despidió ayer de los suyos, horas antes de conocer si al frente del PP le sucederá Soraya Sáenz de Santamaría o Pablo Casado, con un último discurso como líder en el que no mencionó a ninguno de los dos candidatos, pero sí prometió ser “leal” y ha pedido a todos responsabilidad.
Con una intervención en la que defendió con vehemencia su gestión económica, la gestión de la crisis catalana y su política antiterrorista, Rajoy mantuvo ante el XIX Congreso Extraordinario del PP la aparente neutralidad que defendió en la campaña.
No apostó de forma expresa ni por Sáenz de Santamaría, quien le acompañó de cerca en el trabajo del Gobierno frente al desafío separatista catalán, ni por Pablo Casado, quien contó con su confianza como portavoz del partido.
Lo que dejó muy claro el expresidente del Gobierno es que en el futuro los populares podrán contar con su lealtad. “Seré leal, y todos sabéis que yo sé lo que es ser leal”, apostilló después 
de confirmar que no abandonará el partido.

Críticas de Aznar
Una promesa que recibieron con un gran aplauso los compromisarios después de unos días en los que no fueron muy bien vistas en el partido las críticas del expresidente José María Aznar 
hacia su gestión.
“Me aparto, pero no me voy”, dijo Rajoy, al que en varios momentos de la jornada se le vio emocionado. Rajoy seguirá en el PP “lejos de los focos y de la primera línea” de la política, pero dispuesto para todo aquello que le necesiten. De momento, ayer a sus compañeros les hizo una petición, que sean “responsables” en su trabajo futuro y que se preparen para dar siempre “la respuesta adecuada” ante cualquier problema o situación.
“Estáis escribiendo la historia de la España de hoy y tenéis que escribirla bien, y preparáis la historia de mañana”, subrayó a lo largo de un discurso en el que ha marcado sus diferencias con el PSOE y también con Cs.
“Podéis mirar atrás con orgullo, otros no tienen nada que mirar, como son nuevos y están sin estrenar les falta el pasado, y otros, si tienen, prefieren no mirarlo para que no se les recuerde”, ironizó el expresidente.

El apoyo de las urnas
Muchas críticas lanzó también a quienes utilizaron lo que calificó como una “confabulación” (la moción de censura) para echarle del Gobierno, pero también en este punto quiso trasladar a su partido la confianza en que recuperaran el apoyo en las urnas.
“Cuando las cosas se tuercen, cuando las dificultades arrecian y cuando el horizonte se nubla, los españoles miran al PP buscando estabilidad y certidumbre”, subrayó Rajoy, que proclamó: “Volverán a buscarnos”.
Un convencimiento que sustentó también al reivindicar la labor de su Gobierno en el conflicto político catalán.
“Se hizo bien”, enfatizó, como demuestra, a su juicio, que quienes intentaron declarar ilegalmente la independencia están en prisión o huidos, y ninguno, entre los que citó expresamente al expresident Carles Puigdemont, volvió a ejercer las responsabilidades que pretendían “por mucho que lo hayan intentado”.
“Cataluña no se independizó y no porque no lo intentaran. No hemos necesitado alharacas ni gesticulaciones; nos ha bastado con la ley”, recordó. l

Rajoy se despide con la promesa de ser leal al PP y pidiendo responsabilidad