Una misión casi imposible

|

La ilusión que conlleva disputar la Copa del Rey –acabar jugando contra uno de los grandes del fútbol español– parece menos intensa esta temporada para el Racing. El sorteo de las dos primeras eliminatorias determinó que el equipo ferrolano quedase exento de la primera... pero para la segunda le depara un duelo a domicilio que, una vez sabido que su rival es el Murcia, lo obliga a realizar un largo desplazamiento. Además, a nivel futbolístico su rival es de los importantes de la categoría de bronce, por lo que el partido que enfrenta a ambos esta noche –21.30 horas, Nueva Condomina– supone un hueso duro para mantener la esperanza de clasificarse.
A pesar de todas las dificultades que se le presentan, el Racing confía en hacer valer su capacidad para luchar por la victoria. El hecho de no haber perdido en los tres partidos del campeonato liguero que ha disputado –en los que tan solo encajó un gol– da cuenta de su solidez defensiva. Y como el rival que tendrá delante aún está en fase de acoplamiento –los cuatro puntos que ha sumado en tres jornadas lo llevan a la séptima posición clasificatoria del grupo IV. O sea, que no es tan fiero el león como lo pintan y que el cuadro verde puede salir airoso del compromiso para seguir en competición.
Además, el cambio de competición le brinda al equipo ferrolano la oportunidad de dar minutos a los jugadores que menos han tenido hasta el momento. Empezando por la portería, donde Franco ocupará el puesto que en el campeonato liguero fue de Mackay. Pero en todas las líneas habrá variaciones, porque si de algo presume esta temporada Miguel Ángel Tena es el de la profundidad que tiene su plantilla. Será la manera de confirmar que el grupo del que dispone en la presente campaña tiene recursos para solventar cualquier contratiempo que se le pudiese llegar a presentar.
Enfrente estará un clásico de categorías superiores y que, ahora en Segunda B, aspira a recuperar lo antes posible un puesto en la Liga de Fútbol Profesional... siempre que su salud económica se lo permita. Eso indica la capacidad del rival que el cuadro verde va a tener hoy delante y que, además, espera hacer valer su nivel y el hecho de ejercer de local, lo que le hará jugar delante de sus aficionados.

Una misión casi imposible