El índice de criminalidad se disparó en la ciudad en el último trimestre

Gitanos en el juzgado
|

El último informe trimestral de Ministerio del Interior sobre criminalidad arroja unas cifras elevadas para la ciudad de Ferrol y su término municipal, lugar en donde la mayoría de los indicadores han aumentado su porcentaje, sobre todo en lo que se refiere a los delitos más graves.
Sin embargo, el año pasado la ciudad cerró con una reducción importante del índice de criminalidad en toda la tipología contabilizada por Interior, menos en lo que se refiere al tráfico de drogas, que en 2015 creció un 50 por ciento y en la actualidad se mantiene estable.
De este modo, los considerados delitos y faltas han pasado  de 517 contabilizados en 2015 a 529, lo que supone un incremento del 2,3 por ciento, según se desprende de los datos de Interior hasta marzo.
Por lo que respecta a los asesinatos, el crimen de la reyerta multitudinaria en un cumpleaños en Serantes en marzo ha originado que la estadística aumente un 100 por ciento, lo que la sitúa como la única ciudad gallega en donde se ha cometido un crimen de sangre en el primer trimestre del año.
Como consecuencia fue detenido el patriarca del campamento gitano de los Morachos, Manuel Salazar Camacho, por su implicación en la reyerta mortal ocurrida el 12 de marzo y que se cobró una vida.
La detención se realizó tras una llamada telefónica a la Comisaría de la avenida de Vigo en la que se informó que el hombre estaba dispuesto a entregarse por el asesinato de Serantes, que causó una gran alarma en la comunidad gitana con llamadas a la paz y a no tomar venganza.
Por lo que respecta a los robos con violencia e intimidación, el ministerio señala que estos han sido donde más ha crecido su número incrementándose en un 200 por ciento, la cifra más alta de las ciudades gallegas al pasar de cuatro a doce hasta marzo con respecto al año anterior.
También se han incrementado los robos con fuerza en los domicilios. Durante el primer trimestre han pasado de once a tres, un  18,2 por ciento con respecto al año pasado.
Donde sí ha bajado el índice de criminalidad hasta la mitad es en la sustracción de vehículos de motor. De tal modo, que de seis delitos cometidos se ha pasado a tres ene la estadística trimestral. Curiosamente, el tráfico de drogas se mantiene estable con respecto al año anterior, con tres infracciones cometidas en el mismo periodo contabilizado.
También han bajado los delitos de daños y los hurtos. En el primer caso se redujo de 67 a 53 y de 195 a 154, respectivamente, con descensos similares de un 21 por ciento.
La estadística tampoco será favorable el próximo trimestre en relación con los asesinatos. El pasado 25 de abril una camarera de un bar de Telleiras apareció muerta a puñaladas.
Este crimen ha conmocionado a la población por el número de cuchilladas con la que fue asesinada la joven camarera a manos de un cliente, actualmente detenido como supuesto autor de crimen y que en la mañana de hoy tendrá que comparecer ante el jugado ferrolano encargado de la investigación.

El índice de criminalidad se disparó en la ciudad en el último trimestre