El Racing se lleva los tres puntos de Guijuelo

Pablo Rey encara la portería en el que fue el único tanto del partido | alejandro santana (La gaceta de salamanca)
|

Retomó la senda del triunfo el Racing de Ferrol en Guijuelo, gracias a un solitario tanto de Pablo Rey en la recta inicial de la segunda parte, que sirve para olvidar el tropiezo de la semana pasada ante el Navalcarnero. La diferencia entre chacineros y gallegos esta vez fue la mayor pegada de los verdes, que materializaron su ocasión más clara a diferencia de su rival.


La igualdad fue la nota predominante del arranque del encuentro, aunque fueron los jugadores locales quienes se hicieron con la posesión y cercaron la portería rival con más peligro.


Al cuadro verde le costó entrar en calor a causa de las largas circulaciones de balón del conjunto salmantino, pero cuando recuperaba la pelota llevaba mucho peligro a la contra.


Un disparo de Pablo Rey fue el primer aviso serio del partido. El centrocampista racinguista se sacó de la chistera un lanzamiento desde la frontal del área, pero no encontró puerta. Volvió a la carga el jugador ferrolano minutos después, pero esta vez fue Kike quien desbarató su remate en una gran intervención mandando el balón a saque de esquina.


Fueron los mejores minutos del Racing, pero en el tramo final de la primera parte el Guijuelo tomaba la iniciativa y embotellaba a los jugadores departamentales en su propio campo, rozando el gol tras un pase largo de Carmona que Cifo no supo aprovechar con todo a su favor.


De esa forma, los futbolistas de ambas formaciones se retiraron a descansar a los vestuarios sin que se moviese el marcador.


El inicio del segundo acto fue una calcomanía del arranque del choque. El Guijuelo volvió a llevar la voz cantante, pero las ocasiones no llegaban hasta que, en una acción aislada, el Racing conseguía abrir la lata chacinera a través de Pablo Rey, el jugador más incisivo de los verdes ayer en el Municipal salmantino.
El jugador ferrolano recibió el balón en el área y lo puso lejos del alcance del cancerbero contrario.


Por aquel entonces, Tena ya había movido su banquillo retirando del campo a Maceira, por unas molestias, e introduciendo a Gonzalo. La jugada le salió redonda, puesto que apenas cuatro minutos después llegaba el gol racinguista.


La respuesta de su homólogo Fabregat fue meter a Suárez y Manzano en el campo en busca de algo más de mordiente arriba. Lo notó el equipo salmantino que, con ellos sobre el rectángulo, generó más ocasiones de peligro. La más clara, una de Pino que Mackay salvó en la misma raya de gol, con las posteriores reclamaciones de los jugadores locales, que entendían que el balón había superado la línea de portería.

Sufrimiento
Sufrió el Racing de ahí al final del partido, y pudo derrumbarse su castillo de naipes si Diego Suárez no hubiera mandando a las nubes una ocasión clamorosa ante Mackay. Solo en el área pequeña, no supo resolver, cuando en la grada ya se cantaba el gol del empate.


Aguantó, no obstante, el equipo ferrolano las últimas embestidas de su oponente y pudo llegar al final con el triunfo por la mínima, que le permite sumar tres puntos muy importantes antes del derbi con el Pontevedra.

El Racing se lleva los tres puntos de Guijuelo