El Bundesbank no descarta el uso de medidas no convencionales en la eurozona

El presidente del Bundesbank (banco central alemán), Jens Weidmann, no descartó hoy la posibilidad teórica de que el Banco Central Europeo (BCE) recurra a medidas no convencionales para reactivar la economía de la eurozona. EFE
|

 El presidente del Bundesbank (banco central alemán), Jens Weidmann, no descartó hoy la posibilidad teórica de que el Banco Central Europeo (BCE) recurra a medidas no convencionales para reactivar la economía de la eurozona.

Weidmann realizó estas declaraciones en un encuentro con medios extranjeros en Berlín en el que subrayó, no obstante, que mantener esta postura en abstracto no significa que vea necesario aplicarlas en el actual contexto macroeconómico.

A este respecto, agregó que en todo caso es preciso "atender a los límites del mandato" de la autoridad monetaria, cuya única misión es el control de los precios y tiene prohibido financiar a los Estados.

El presidente del Bundesbank, máximo representante de la ortodoxia monetaria en la eurozona y entre los más críticos del BCE a este tipo de medidas, advirtió de los riesgos que una decisión de estas características podría conllevar.

A su juicio, las medidas no convencionales son "tierra desconocida", su "efectividad" no está totalmente probada y su puesta en marcha podría implicar "riesgos y efectos secundarios".

Weidmann se refirió a la posibilidad de emplear las controvertidas medidas no convencionales tras reconocer que la eurozona, con los tipos de interés al mínimo histórico del 0,25 %, se acerca al límite del 0 % y que, por lo tanto, se le están agotando las medidas convencionales para reactivar la economía.

El presidente del Bundesbank aprovechó asimismo para animar a los países más afectados por la crisis a no dejarse llevar por el "cansancio reformista" y seguir apostando por mejorar la competitividad de sus economías.

En este sentido, resaltó que las economías más lastradas por la crisis ya han puesto lo peor "a sus espaldas" y que la prima real de la deuda soberana de la mayoría de estos Estados está en la actualidad por debajo de los niveles a los que se movía antes de la irrupción de la crisis.

Weidmann, que recalcó la importancia de "la estabilidad de precios, avanzó que hasta finales de 2016 no prevé que la inflación supere el objetivo a largo plazo del BCE del 2 % y que durante ese período tendrá lugar una "suave subida".

En la actualidad no hay ninguna señal de la que se pueda inferir que la inflación vaya a superar el 2% entre 2014 y 2016, un período en el que el riesgo de deflación -una caída sostenida y duradera de los precios y su expectativa generalizada- es "limitado".

El Bundesbank no descarta el uso de medidas no convencionales en la eurozona