La cofradía de Ferrol ingresó 530.000 euros por el marisco de la batea

el día 10 de diciembre se vendieron las primeras partidas a las depuradoras jorge meis
|

Los socios de la Cofradía de Pescadores y Mariscadores de Ferrol ingresaron con la venta de los moluscos depurados en la zona de reinstalación de Punta San Carlos unos 530.000 euros en 2012, una facturación demasiado alejada de las previsiones de la Consellería do Medio Rural e do Mar cuando puso en marcha el nuevo sistema para descontaminar el marisco de las zonas C.

La Consellería había previsto 2,29 millones anuales para los pósitos de la ciudad y Barallobre

En la presentación del proyecto, la conselleira, Rosa Quintana, argumentó que su implantación permitiría a los pósitos gallegos movilizar unas 450 toneladas de marisco que generarían seis millones de euros. A las cofradías de Ferrol y Barallobre, según los estudios técnicos y de viabilidad del sistema, se le asignaron inicialmente 248 toneladas y cerca de 2,3 millones de euros de ingresos por la comercialización de los bivalvos.

La realidad, no obstante, ha echado por tierra esos pronósticos. Los mariscadores de la agrupación de Ferrol ingresaron menos de la mitad de lo previsto en un principio. Lo más preocupante de todo para el sector es que el último trimestre fue, junto con el primero, el peor de todo el año en ese aspecto. Según los datos del pósito naval, entre octubre y diciembre, se vendieron en la lonja local algo más de 80 toneladas de almeja babosa, fina y japónica, así como ostra. No obstante, ese volumen, bastante más importante que el del periodo de enero a marzo –cuando no se llegó a las 13 toneladas–, pudo alcanzarse gracias a los cambios introducidos en la gestión y la comercialización del marisco tras la reunión del pasado 7 de diciembre.

Allí, como se recordará, los patrones mayores de los pósitos de Ferrol y Barallobre y los responsables de la Consellería do Medio Rural e do Mar acordaron sacar las más de 12 toneladas de marisco almacenadas en las bateas que todavía no habían reducido a niveles de zona A su carga microbiana pero solo para su venta a depuradoras, para completar el proceso de depuración. Hasta entonces –10 de diciembre–, los ingresos no llegaban siquiera a los 16.000 euros.

 

de zona B

La venta de más de 11,5 toneladas de bivalvos permitió a los socios del pósito ferrolano poder cobrar por su trabajo en el corto plazo, posibilidad que no ofrecía la resiembra parcial en zonas libres de aquel marisco que llevara más tiempo en la batea, con la consiguiente mortandad y la visible pérdida de calidad del propio producto.

No obstante, la comercialización del marisco a las depuradoras supuso un ligero incremento del precio, que en los meses anteriores –octubre y lo poco que hubo de noviembre– se había situado por los suelos. Así, el poco que se vendió en ese primer mes nunca subió de los 4,10 euros el kilo e incluso hubo dos subastas en las que no llegó ni a los tres euros, algo que no recuerdan los socios más veteranos de la cofradía.

En diciembre, el precio volvió, con alguna excepción, a la media anual, unos cinco euros, llegando a pagarse a 12,40 euros en la subasta del día 28. En las ventas de este nuevo año, la cotización sigue muy por debajo de lo normal, lo que hace presagiar un invierno similar al pasado.

La cofradía de Ferrol ingresó 530.000 euros por el marisco de la batea