El área de Urbanismo adjudica una obra que humanizará los alrededores del campus ferrolano

La actuación prevista humanizará el entorno de la Casa del Patín | daniel alexandre
|

El crecimiento del campus ferrolano y la adecuación de edificios a nuevos fines como el futuro inmueble de usos administrativos en la antigua residencia de oficiales hace necesario crear un entorno más humanizado con el edificio de la Casa del Patín como protagonista.

El área de Urbanismo ha contratado ya un proyecto y la dirección de obra de una intervención que afecta tanto al entorno de la biblioteca universitaria  como a la travesía de Batallones, un nexo de unión con la vía principal, que carece de aceras en buenas condiciones y que está totalmente invadida por los vehículos, tanto los que circulan como los que aparcan dejando espacio nulo para el peatón.

El proyecto ha sido adjudicado por un importe de 14.787 euros a la arquitecta María Elia Estraviz Prado y tiene un plazo de redacción de dos meses.

El coste de la obra ascendería a unos 300.000 euros, ya que incluye tanto el entorno del Patín como la intervención en el vial de conexión con la avenida Mac Mahón.

La actuación se encuadra en el plan parcial de Esteiro y requiere para su ejecución el visto bueno de Patrimonio Cultural de la Xunta, al hallarse en la zona protegida del Camiño Inglés y también al actuar en un entorno de un edificio catalogado como es la Casa del Patín.

La idea de la intervención prevista es conseguir un todo que dé unión a la zona comprendida entre la Casa del Patín, travesía de Batallones y Carlos III, creando un espacio entre la biblioteca y el que será edificio de usos administrativos de la Universidad, a modo de plaza.

El estado actual de esa zona no responde a un entorno humanizado propio de un campus universitario, por lo que se pretende convertir el espacio en un lugar más agradable y, sobre todo, conectado.

Hoy por hoy, el inmueble catalogado dispone de un espacio verde frontal insuficiente y una parte trasera con tilos, en la que está prevista una intervención blanda. Ese espacio verde se completa con el que posee la antigua residencia de oficiales, que tendrá usos universitarios, y que cuenta con falsos plátanos que constituían la antigua alameda.

Esos espacios están unidos por un tramo de la calle Carlos III, la plaza del Tetris –que anteriormente funcionaba como aparcamiento– y la travesía de Batallones, pero todos estos elementos no forman un todo uniforme.

La intervención hará hincapié precisamente en este último vial, que cuenta en uno de sus lados con unas aceras muy estrechas, que incluso incluyen escaleras, y que apenas pueden ser utilizadas por los peatones y se ven invadidas por los vehículos que aparcan en ese lateral. La obra, de la que ahora se ha contratado el proyecto, reformará la calle para darle prioridad la peatón aunque continúe con su uso rodado.

También en Esteiro está programada, aunque menos avanzada, otra actuación  que afectaría a la parcela conocida como 1008 y que está en estado de deterioro y destinada a estacionamiento.

El área de Urbanismo adjudica una obra que humanizará los alrededores del campus ferrolano