Pablo Casado admite que su resultado es “muy malo” y lo atribuye a la división del voto de la derecha

El Ideal Gallego-2019-04-29-006-662a0a9f
|

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, llamó ayer a la derecha a hacer “autocrítica” para valorar si la “fragmentación” ha valido la pena en cuanto a resultados electorales, aunque reconoció su responsabilidad ante unos resultados “muy malos”.


El líder popular esperó hasta prácticamente las 00.00 horas para realizar sus declaraciones sobre la debacle de su partido en las elecciones. Además, hizo coincidir su declaración con la del líder socialista, Pedro Sánchez, y el de Ciudadanos, Albert Rivera.

Casado, que fue arropado por los miembros de su partido, los cuales lo recibieron en la sala de prensa con un largo momento de aplausos, quiso destacar su valentía ante los medios, “ya he demostrado que soy especialista en bajar a esta sala en noches complicadas”, dijo.


Casado quiso incidir en que la fragmentación política en el centro-derecha hizo que en varias provincias ninguno de los partidos, ni PP, ni Cs, ni Vox, consiguieran representación. Como es el caso de Álava, donde el número uno del PP por esa provincia, Javier Maroto, no logró el escaño. 


Para el líder popular, cuya formación perdió ayer más de tres millones y medio de votos, la ley electoral también hizo mella, ya que desde su punto de vista la perdida en número de votos no se corresponde con la pérdida de escaños, que pasaron de 137 a 66.


Aún así, Casado resaltó que “no elude” su responsabilidad ante lo que considera unos resultados electorales “muy malos”.

 

El candidato del PP afirma que con sus 66 escaños será el líder de la oposición y del centro-derecha durante la legislatura


Aunque asumió su responsabilidad, Casado también aludió a “una campaña compleja”, en la que, además de la fragmentación de todo el espectro político, coincidió con la Semana Santa y con los pasos previos de la campaña de la próxima cita electoral municipal y europea.


A pesar de los malos resultados, el líder popular quiso agradecer a sus más de cuatro millones de votantes por “seguir confiando” en el Partido Popular.  Con sus 66 escaños, Casado afirma que será el “líder de la oposición y del centro-derecha” en España.


Tras esto quiso tener unas palabras de agradecimiento con todas las personas de su partido que tuvieron que ser partícipes de la jornada electoral en los colegios y centros de votación.

Felicitación a Sánchez 
Tras dar las gracias a sus votantes y miembros de su formación, Casado quiso “felicitar a Pedro Sánchez y al PSOE” por su victoria en las urnas. Admitió también que antes de comparecer ante los periodistas para el análisis electoral, llamó personalmente a Sánchez para transmitirle en primera persona su felicitación.


Pero tras esto, aseguró que para el “PP lo primero es España” y que espera que tanto el PSOE como los españoles estén a la altura de las circunstancias de España.

 

Foco en el 26-M y reuniones
“Llevamos varias elecciones perdiendo votantes”, se sinceró el líder popular, que aseguró que desde hoy “nos pondremos a trabajar”, para centrarse en las municipales y europeas que tendrán lugar el próximo 26 de mayo y en el que esperan revertir la situación.


“En menos de un mes podemos revertir la situación”, dijo, a lo que sumó que desde hoy “toca apoyar a los candidatos” y “esperar” unos buenos resultados en mayo. Afirmó que el PP tiene que demostrar en la municipales “que seguimos siendo la mejor opción”.

Al finalizar su intervención, Casado declaró que el PP reunirá al Comité Ejecutivo Nacional el próximo martes.
El PP tiene también previsto reunir a su comité de dirección hoy, del que forman parte su líder, Pablo Casado, y sus más estrechos colaboradores, para analizar estos resultados electorales que suponen una debacle para los populares, ya que pierden al menos la mitad de los 137 diputados que tuvieron durante la última legislatura y firman su peor resultado en unas elecciones..

El Comité Ejecutivo Nacional, del que forman parte todos los presidentes autonómicos y que cuenta con más de 90 miembros encabezados por el propio Pablo Casado y el secretario general del partido, Teodoro García Egea, que suelen tener una intervención en estas reuniones.


Además integran este órgano, que se reunió por última vez el 4 de febrero, los vicesecretarios, secretarios, portavoces parlamentarios, vocales y dirigentes regionales, entre otros, por lo que será el momento en el que Casado tendrá que dar cuenta de los resultados electorales fuera de su círculo de dirección y, según el propio Casado, darán un análisis de los resultados electorales a los ciudadanos.

Génova vacío 
La sede del Partido Popular, en la madrileña calle de Génova, estaba preparada para una intervención de su líder, Pablo Casado, con un balcón hacia la calle. Pero desde el momento en el que se empezaron a conocer los resultados y avanzaba el escrutinio, la calle tomó su tono habitual, con la única excepción de los periodistas allí reunidos.


El secretario general del PP, Teodoro García Egea, rechazó hacer declaraciones mientras no se conocieran los resultados finales. 


Lo mismo pasó en otras sedes populares, como la del hotel Grand Marina, en Barcelona, donde se rechazó invitar a los militantes, en cuanto conocieron que solo sacarían un diputado en Cataluña. La candidata y única diputada del PP por esa comunidad en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, dijo que se siente “personalmente responsable (del resultado) en lo concerniente a Cataluña. Asumo mi responsabilidad en este resultado”.


El presidente del Partido Popular en el País Vasco, donde la formación no obtuvo ninguna representación, afirmó que, tras el “mal resultado” en las elecciones generales, su partido debe hacer “una reflexión” con el fin de “recuperar al PP como la gran fuerza del centro político español”.


La ausencia de Javier Maroto, número uno del PP por Álava, hará que sea la primera vez que el PP no logra representación en el Congreso por Álava desde 1989.

Los populares tampoco obtuvieron representación en Vizcaya, lugar en el que nunca habían perdido su escaño.

Pablo Casado admite que su resultado es “muy malo” y lo atribuye a la división del voto de la derecha