Multitudinaria manifestación en defensa de la sanidad pública

Imagen de la manifestación a su llegada a la plaza de Armas jorge meis
|

Una multitudinaria manifestación –alrededor de cuatro mil personas– puso fin ayer a las dos jornadas de huelga en la sanidad pública, en las que Ferrol jugó un papel protagonista por ser la ciudad gallega con más seguimiento. A las seis de la tarde, los participantes se concentraron en la plaza de España, desde donde recorrieron las calles más céntricas de la ciudad coreando consignas como “Sanidade pública de calidade”, “Por riba de enfermar fannos repagar” o “Feijóo, atende, a saúde non se vende”.
Ante el Ayuntamiento, el escritor y profesor Antón Cortizas dio lectura a un manifiesto que subrayaba que “a sanidade non é un privilexio, é unha necesidade; non é unha dádiva senón un dereito”.  Cortizas defendió, en representación de los sindicatos convocantes de la protesta, que hay que garantizar una sanidad sin discriminaciones ni desigualdades, y frente a esta premisa señaló que la hoja de ruta del gobierno gallego pasa por vender el sistema, por partes, al mejor postor. Se trata, dijo, de “poder facer negocio coa enfermidade das persoas”.
En el manifiesto se desgranaron los pasos que se han venido dando por parte del ejecutivo de Feijóo, empezando por el desmantelamiento representado por la privatización de servicios y continuando por el “repago”, el cierre de camas, la recientemente aprobada Lei de Garantías, la obligatoriedad de atender los accidentes de tráfico menos graves en centros privados o la creación de áreas de servicio compartidas, que ahora podrían verse completadas con unas áreas de gestión clínica que pretenden –explicó Antón Cortizas– “trasladar aos profesionais que recorten eles mismos”, un “chantaxe”, añadió,  “ao que non cederán”.
Los cinco años de Feijóo al frente de la Xunta fueron resumidos en el manifiesto señalando que “nunca un goberno en tan pouco tempo fixo tanto dano á sanidade pública”.

demandas
Esta es la primera gran huelga de la sanidad pública en Galicia en el gobierno de Feijóo y la alta participación en la misma se explica, desde los sindicatos convocantes, como una forma de protestar contra “a arma de destrucción masiva en que se está a convertir a Xunta”. Desde CIG-Saúde se asegura que hace unos años ningún ciudadano podría creerse que los pensionistas tuviesen que pagar por medicamentos o que las prótesis u otros servicios supusiesen desembolsos que no se pueden afrontar, por eso, la huelga de profesionales tuvo su réplica en la tarde de ayer con las protestas de la ciudadanía en la manifestación.
Entre las cuestiones en que se fundamentó la huelga de 48 horas se encuentran cuestiones de carácter laboral para los profesionales de sanidad y también reivindicaciones que tocan de cerca a la ciudadanía en general, Así, se critica la pérdida de derecho a la sanidad pública, gratuita, universal y de calidad en el Sergas, la implantación del copago de medicamentos, la eliminación  de puestos de trabajo debido a las tasas de reposición del 10%, la privatización de la sanidad pública, los contratos precarios, el incremento de las listas de espera, los recortes salariales o la pérdida de derechos laborales de los profesionales.

Multitudinaria manifestación en defensa de la sanidad pública