El avance en la construcción del BAP está un 10% por detrás de lo previsto

Diario de Ferrol-2015-03-22-005-3d478067
|

El avance en la construcción del Buque de Apoyo a Plataformas (BAP) que Navantia construye en Ferrol para la petrolera mexicana Pemex se sitúa a estas alturas, casi cuatro meses después de la puesta de quilla, en algo más del 30%. Es un 10% menos de lo que estaba previsto para esta fecha en la planificación de la compañía, que en efecto ha imprimido un mayor ritmo a la construcción a partir del pasado mes de septiembre, aunque sin recuperar, de momento, todo el tiempo perdido.
En aquella fecha Navantia tomó la controvertida decisión de confiar al astillero de Puerto Real, en Cádiz, la construcción de ocho bloques del flotel. Habían pasado cuatro meses desde el primer corte de chapa y la compañía había generado ya tres meses de retraso sobre la planificación prevista, en la que se excluyó al astillero de Fene durante el año 2014 en el que estaba vigente el veto europeo.
La factoría de Perlío, que en principio iba a construir la mitad de los 86 bloques que componen el flotel, se ocupará finalmente de 13. Actualmente hay tres en la fase de prefabricado en sus talleres, y otros 16 en la misma situación en Ferrol. Además, en grada se han colocado entre 20 y 22, otro está la en cabina de pintado y tres en prearmamento. Con los ocho que se construyen en Puerto Real, son un total de 53 bloques en proceso de construcción, casi el 62% del total.
De corregirse el retraso que todavía arrastra el programa, la botadura del BAP debería producirse el 20 de octubre de este año y la entrega, el 16 de julio. A estas alturas ha quedado claro que no se cumplirán las expectativas de generación de empleo que crearon la propia SEPI y la Xunta cuando se firmó el contrato. Entonces se anunció que el flotel daría trabajo a mil operarios de la propia Navantia y a otro millar en la industria auxiliar. Sin embargo, las personas involucradas en el encargo de subcontratas rozan solo las trescientas.
Según explicó esta misma semana Ignacio Naveiras, el portavoz de los comités de empresa de Navantia, son en total menos de 400 los trabajadores de auxiliares que se ocupan actualmente de las dos únicas obras en marcha, el flotel y el Buque de Acción Marítima (BAM). El corte de la primera chapa para este último se realizó el pasado diciembre, si bien es casi anecdótica la carga de trabajo que genera en estos momentos y los sindicatos sitúan más allá del próximo verano una generación de empleo significativa en este programa para la Armada Española.

El avance en la construcción del BAP está un 10% por detrás de lo previsto