Sánchez aumenta la presión sobre el PP y Cs, que insisten en negar la abstención

JW01. BRUSELAS (BÉLGICA), 20/06/2019.- El presidente de España, Pedro Sánchez (i), y la canciller de Alemania, Angela Merkel (d), conversan durante la cumbre de la Unión Europea (UE) celebrada este jueves en Bruselas (Bé
|

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, volvió a presionar ayer a los partidos mayoritarios, el PP y Ciudadanos, con un posible adelanto electoral si no se abstienen ante su investidura, mientras el PSOE continúa los contactos con Podemos y ERC, según aseguran estos partidos.

El escenario político español se desplzó ayer a Bruselas, donde estuvieron tanto Sánchez como los líderes de PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, que pese a coincidir en la misma ciudad no pueden encontrarse más distanciados.

Si el miércoles fue el pacto de los socialistas con Geroa Bai para que esta formación presida el Parlamento de Navarra, en cuya mesa ha entrado EH Bildu, ayer fueron los pactos del PSOE para gobernar en Canarias y Baleares los que contribuyeron a incrementar sus diferencias con el PP y Ciudadanos.

Tanto Casado como Rivera advirtieron a Sánchez de que no puede solicitar su abstención si pretende tener a Bildu como posible aliado para la investidura y criticaron el acuerdo con los nacionalistas en Navarra.

Pero Sánchez apeló a su responsabilidad como “partidos que se dicen de Estado” para facilitar la investidura y “evitar el riesgo” de una repetición electoral.

De este modo, insistió en que “no hay otra alternativa” y les retó a decir “claramente” si buscan esta repetición de elecciones. Por su parte, quiere entenderse “con todos”, apuntó, y consideró que puede compartir una agenda de regeneración democrática “con otras formaciones” y no solo de izquierda.

Para Casado, sin embargo, está claro “con quién quiere ser investido” Sánchez y le avisó de que “es imposible pactar con Bildu y al mismo tiempo intentar que el Partido Popular se abstenga” en la investidura.

Rajoy
Desde el PP, su expresidente Mariano Rajoy también entró en este debate al advertir que “no sería bueno” tener que repetir elecciones y ha pedido “un esfuerzo” para conseguir una mayoría de 176 diputados.

En 2015 y 2016, él planteó “una gran coalición” entre el PP y el PSOE, que no fue posible, recordó el expresidente, aunque apostilló que ahora no plantea nada, más allá de señalar que los socialistas y Ciudadanos tienen mayoría suficiente para acordar un programa de gobierno, “mucho más difícil de conseguir con otras fuerzas políticas”.

Rajoy también pidió la conformación de un Gobierno “lo más moderado y centrado posible”, aunque reconoció  que parece “poco probable” que el PSOE y Ciudadanos pacten la investidura de Pedro Sánchez, aunque apuntó que ambos partidos tienen mayoría suficiente para acordar un programa de gobierno, “mucho más difícil de conseguir con otras fuerzas políticas”. El expresidente precisó que el PSOE y Podemos no llegan a esa mayoría, pero no quiso ser más explícito al ser preguntado por alternativas concretas: “A estas alturas de mi vida no estoy para dar titulares, de lo que he dicho se deduce mi respuesta”.

Por su parte, Sánchez insistió en que Podemos es su socio prioritario y no entró en detalle sobre los contactos que está llevando a cabo su partido con otras fuerzas políticas, como ERC, que aseguró que no quiere bloquear una investidura de Sánchez.

Su portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, apuntó que su partido no será responsable de una repetición de elecciones por un fracaso de la investidura de Sánchez y dijo que continúan las negociaciones “dentro de la normalidad” con el PSOE.

Para Podemos, “va bien”
También desde Podemos consideran que va “bien” la negociación con Sánchez para formar un Ejecutivo, y su portavoz, Noelia Vera, insistió en que no es una “propuesta oficial” que Podemos no ocupe ministerios sino puestos en los segundos niveles administrativos.

Para el líder de Podemos, Pablo Iglesias, los acuerdos alcanzados en Baleares, Canarias y La Rioja con el PSOE marcan el camino a seguir, que es el de “gobiernos de coalición con programa progresista”. En concreto, el acuerdo en Canarias con Nueva Canarias, Sí Podemos y ASG para que gobierne el socialista Ángel Víctor Torres pone fin a 26 años de ejecutivos presididos por Coalición Canaria. Los partidos de centro derecha intentaron hasta última hora un pacto alternativo, pero las fuerzas progresistas fanaron la carrera.

Sánchez aumenta la presión sobre el PP y Cs, que insisten en negar la abstención