El regreso de los tres mosqueteros

Diario de Ferrol-9999-99-99-999-ffe65c6a
|

Las Series Mundiales de triatlón recuperan el guion habitual de las últimas temporadas. La vuelta de Alistair Brownlee, superada la lesión en el tendón de Aquiles que le impidió luchar por el título mundial el año pasado y participar en las dos primeras pruebas de este ejercicio, provoca que la carrera que se celebrará en la madrugada de mañana sábado en la localidad japonesa de Yokohama –en España a las 6.01 horas– sea la primera de 2014 en la que los tres dominadores de la especialidad a lo largo de los últimos años se vayan a enfrentar. 

Ellos parten como principales favoritos a la victoria, pero sin que el campeón olímpico esté un punto por encima de los demás como solía pasar –por ejemplo, de las veinte ocasiones en las que el mayor de los Brownlee y Gómez Noya coincidieron en una prueba de las Series Mundiales, el británico se impuso en quince–. Porque el competidor ferrolano se presentará como líder indiscutible del certamen en el que pretende alzarse con su cuarto título mundial y entrar aún más en la historia del triatlón.
Por ahora, en las dos primeras pruebas de las Series Mundiales que se disputaron, en Auckland y Ciudad del Cabo, el menor de los Brownlee, Jonathan, fue el único que le plantó cara, pero en ambos casos cedió en los últimos kilómetros del segmento de carrera a pie. Por eso, Gómez Noya se encuentra cómodamente situado al frente de la clasificación, con el colchón de tener dos victorias en un certamen de siete carreras antes de la Gran Final de las que puntúan cinco –es decir, que el mayor de los Brownlee ya no tiene más margen de error–.

atletismo
Por detrás de los tres favoritos, y en función de cómo se desarrolle la carrera, en la nómina de aspirantes a las posiciones de honor están los triatletas que mejor se desenvuelven en la carrera a pie pero que no despuntan tanto en el segmento de natación. El español Mario Mola o el sudafricano Richard Murray esperan que la carrera no se rompa tras el primer tramo –como ha sido habitual en las últimas y como es costumbre cuando el eslovaco Richard Varga ejerce, en el agua, de liebre de los dos hermanos británicos– para tratar de apurar sus opciones en los diez kilómetros a pie.
Al menos, a ello les favorecerá el hecho de que el circuito –ubicado en el entorno del puerto de Yokohana– sea bastante técnico. En él, los competidores tendrán que dar dos vueltas en el agua, nueve en tramo de ciclismo y cuatro en el de carrera. n

El regreso de los tres mosqueteros