La caída de los precios se modera por el encarecimiento de la gasolina

|

Los precios de consumo cayeron el 1,1% en febrero, dos décimas menos que el mes anterior, sostenidos por el impacto del transporte, el encarecimiento de los carburantes y los lubricantes.

Los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que la caída de febrero, la primera en ese mes de la serie histórica (que comienza en 1960), supone una ralentización del descenso de los últimos ocho meses.

Además del transporte, que modera su caída al 5,6%, también impacta en los precios de consumo el comportamiento de los alimentos y bebidas no alcohólicas, que aumentaron en febrero el 0,2% (frente al descenso del 0,4% de enero) por el encarecimiento de legumbres y hortalizas frescas y, en menor medida, de aceites.

Repercute también la estabilidad de las frutas frescas, frente a las bajadas del año anterior, según señaló el INE, que destacó también el abaratamiento del pescado fresco.

Pese a todo esto, los precios de consumo siguen a la baja contenidos por el capítulo de la vivienda, debido al abaratamiento de la electricidad.

Una vez excluido el impacto de los alimentos frescos y la energía, la inflación subyacente mantuvo la subida del 0,2 por ciento ya reflejada el mes pasado, es decir, que marcó una variación al alza de 1,3 puntos respecto al IPC general.

Los precios mejoran en todas las comunidades, salvo en Canarias, donde agudizaron su caída hasta el 1,5%.

Los mejores comportamientos se registraron en Castilla-La Mancha (donde caen el 1,6%, cuatro décimas menos), Comunidad Valenciana (caen el 1%, cuatro décimas menos), Madrid (caen el 0,9%, cuatro décimas menos) y Murcia (caen el 1,2%, cuatro décimas menos).

En cuanto a la variación anual del IPC Armonizado –que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona del euro– muestra un retroceso en febrero del 1,2%, tres décimas menos que la bajada del mes anterior.

El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, considera que la moderación del descenso de los precios “tiene una repercusión positiva en el poder adquisitivo de las familias” y es consecuencia de “factores de oferta relacionados con la caída del petróleo”.

Los precios de los carburantes de automoción encadenan siete semanas consecutivas al alza, con lo que la gasolina se ha encarecido un 9,38% desde principios de año y el gasóleo, un 6,9%.

En Galicia, el IPC aumentó en febrero en Galicia la mitad que la media española, un 0,1 por ciento, frente al 0,2 por ciento.

Los mayores incrementos en el mes de referencia en la comunidad se registraron en transporte (2,3%) y bebidas alcohólicas y tabaco (0,5%), mientras que bajaron más vestido y calzado (-2,0%), que acumulan una bajada en lo que va de año del 17,7%, y vivienda (-1,4%).

La caída de los precios se modera por el encarecimiento de la gasolina