La Xunta promete una “rápida” tramitación de las ayudas a los negocios hosteleros cerrados

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en un acto en Chantada | ep
|

El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, prometió que las ayudas a la hostelería anunciadas esta semana tendrán un sistema de petición “sencillo” y una distribución “rápida” con el objetivo de que haya “una inmediata puesta a disposición” del dinero.
Además, aseguró que si la pandemia del Covid-19 y las restricciones al sector se tienen que prolongar, “las ayudas se tendrían que mantener” porque los perjuicios económicos ocasionados también “se estarían prorrogando”.

Así lo manifestó el número dos del Gobierno gallego durante una entrevista concedida este domingo a la Radio Galega, recogida por Europa Press, en la que dijo entender “perfectamente” que los empresarios hosteleros “estén preocupados e incluso enfadados” por el cierre obligatorio decretado desde este sábado.

Por eso, Rueda comprende que “necesitan con muchísima urgencia” estas ayudas –su convocatoria está prevista para este mismo mes de noviembre– y que su planteamiento “sea lo más útil posible”. 

En principio, esta línea de ayudas, que la Xunta tramitará este mismo mes, consistirá en 1.000 euros mensuales que podrán sumar otros 500 euros en casos de que el empresario tenga a su cargo a más de diez trabajadores. 

Al hilo, Rueda apeló al resto de administraciones para hacer un “esfuerzo” a través de un “plan global”, pero se dirigió especialmente al Gobierno central de Pedro Sánchez para demandar la prórroga de los ERTE y una rebaja del IVA turístico al tipo superreducido del 4% “como está reclamando el sector”, al se uno de los más afectados. 

“Salvar la Navidad”
El vicepresidente de la Xunta también explicó que el endurecimiento de las restricciones, especialmente las que afectan a la hostelería, adoptadas durante las últimas semanas buscan atajar una pandemia que en Galicia, a pesar de la “situación grave”, tiene datos, tanto de ocupación como de incidencia, “mejores” que otras comunidades.

En este sentido, Alfonso Rueda agradeció a la población que esté “concienciada” con estas limitaciones que tienen como horizonte “intentar salvar la Navidad”, aunque advirtió a la población de que “por desgracia” estas celebraciones “no podrán ser” iguales que otros años y habrá que tomar las medidas necesarias.

Asimismo, se mostró cauto al ser preguntado sobre cuándo se podrán notar los beneficios de las medidas. “Es complicado de decir. Solo podemos ir a la experiencia anterior, que dice que después de quince o 20 días las estadísticas bajan, pero creo que no valen de nada las proclamas”, señaló. 

Sobre una hipotética relajación de las medidas en aquellos municipios que mejoren sus datos, Rueda lo ha vinculado a lo que establezca el comité clínico, que “tiene varias reuniones cada semana y va evaluando ayuntamiento a ayuntamiento la situación”. Del mismo modo que las restricciones se endurecen, “también a la inversa” se pueden “levantar”.

Acerca de un posible confinamiento domiciliario Rueda aseveró que sería “un mazazo total para el ánimo y la vida económica” de la población y que precisamente es lo que pretenden evitar las restricciones ya impuestas.

Eso sí, aprovechó este punto para cargar contra el Gobierno y criticar que “no dice nada, dice que va a hacer y deja que cada comunidad siga a su suerte” sin una “coordinación” por parte del Estado, que continúa “sin dar ese marco jurídico” sanitario para evitar el uso del estado de alarma.

La Xunta promete una “rápida” tramitación de las ayudas a los negocios hosteleros cerrados