Laura Testa da otro paso adelante en su viaje futbolístico

Laura Testa espera ayudar en el campo al Deportivo Abanca B en el tramo final del campeonato liguero de Primera Nacional | jorge meis
|

Todavía era benjamín cuando Laura Testa Roca (Valdoviño, 2005) empezó su viaje futbolístico. Fue a los 9 años cuando empezó un camino que ha ido dando pasos adelante de los que ella misma era consciente. En poco tiempo fue convocada por la selección de Ferrol –“si estoy aquí será por algo”, se dijo– y posteriormente recibió la llamada del combinado gallego para jugar el Campeonato de España –“¡uy! aquí algo pasa”, recuerda–. Después, intervino en la Gallaecia Cup con un equipo femenino del Narón O Freixo formado por niñas de toda la comarca y, tras recoger varios reconocimientos en las fiestas del deporte de Narón o Valdoviño, el último peldaño lo ha subido fichando por el Deportivo Abanca B, segundo equipo en importancia de la entidad herculina, que compite dentro del grupo 1 de Primera Nacional, tercer nivel estatal.

La protagonista, que juega como centrocampista organizadora, recuerda con nitidez el momento en el que le surgió esta posibilidad –“estaba en mi habitación, mi padre entró y me dijo ‘Laura, tienes oferta del Depor’ y empecé a llorar, no supe cómo gestionarlo”, cuenta–. Y, a pesar de que aceptarla no fue del todo fácil –“al principio a mis padres les tiraba para atrás, porque estaba en un curso complicado para los estudios (se encuentra en Cuarto de la ESO), pero yo les dije que necesitaba salir, cambiar, aprender cosas nuevas... Y acabé dando el salto”, dice–.

Organización
Así, compaginando los estudios, que lleva con buenas notas, con una ocupación futbolística a la que dedica, además del partido, otros tres días a la semana –“entonces salgo del colegio, me voy directamente a entrenar y llegó a casa sobre las 22.00 horas. Hay que saberlo llevar y, aunque a mí me cuesta organizarme, poco a poco lo voy llevando”, reconoce la jugadora valdoviñesa–.

A sus 15 años es una de las más pequeñas del Deportivo Abanca B, un equipo en el que explica que hay cuatro jugadoras más de su edad, otras tantas que tienen un año más y el resto más veteranas. Todas están a las órdenes del entrenador Kevin Cabado, del que Laura Testa destaca que –“lo que me dijo es que estuviese tranquila, que no me iban a comer”, recuerda–. Además, la jugadora agradece que, a pesar de que una lesión no le ha permitido jugar más que un partido, “me dieron mi espacio para involucrarme en el equipo... y poco a poco lo he ido consiguiendo”, explica.

Con su equipo en la cuarta posición de la tabla clasificatoria del subgrupo 1-A al término de la primera vuelta, Laura Testa señala el ascenso a Reto Iberdrola –la segunda categoría a nivel nacional– como principal objetivo. Para ello, además de hacerse acreedor del derecho deportivo en su torneo, el Deportivo Abanca B necesita que el primer equipo no descienda de la Liga Iberdrola, zona en la que está.

Será la manera de empezar a cumplir sus sueños futbolísticos, que pasan primero “por jugar en el equipo principal del Deportivo, llegar a defender la camiseta de la selección española o irme al extranjero, para aprender....”. Unos pasos que espera dar igual con la firmeza que ha hecho hasta ahora.

Laura Testa da otro paso adelante en su viaje futbolístico