Los mayores de AFAL ejercitan su memoria con un juego fabricado por una niña de ocho años

Diario de Ferrol-2016-01-12-009-31a30cdb_1
|

Trabajar la memoria es algo fundamental cuando se trata con personas que padecen alzhéimer. Muchos son los proyectos e iniciativas que entidades como AFAL ponen en macha a lo largo del año con este fin, pero esta vez han tenido una ayuda especial, la de Clara Otero, una niña de ocho años que ha inventado y fabricado ella misma el proyecto-juego “ Cada cosa en su sitio”.
Esta niña, que conoce la existencia de AFAL a través del trabajo de sus progenitores, ha dedicado parte de sus vacaciones escolares a hacer felices a los mayores de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer. Así, durante días estuvo trabajando en su proyecto. Fabricó un juego, con unas bonitas y decoradas cajas de cartón con unas ranuras en las que introducir tarjetas de objetos clasificados por familias. 
Pero no solo ideó este juego, que tiene como finalidad reforzar el trabajo de la memoria en los mayores, asociando a cada familia de elementos –alimentos, prendas de ropa, etc– los nombres y dibujos de los objetos que se pueden incluir en ese concepto, sino que la víspera de Reyes, Clara hizo entrega de su propio regalo.
Así, acudió el persona a los  centros que gestiona AFAL, el de día de la calle Río Castro y el de la Red Pública de la antigua Casa del Mar y, una vez allí, explicó los detalles de su juego y lo compartió con los mayores. Una iniciativa divertida y entretenida, con el que sus “abuelos” de AFAL ejercitan la memoria. 
Como una auténtica maestra, Clara se paseó entre los usuarios de los centros explicando cómo jugar a “Cada cosa en su sitio” y, de este modo, ninguno de los mayores podrá olvidar probablemente la noche de Reyes de este año, en la que recibieron sus regalos de la mano de una niña, que todos coincidieron en definir como “encantadora”.
La colaboración entre mayores y niños viene siendo en los últimos tiempos una pieza clave en las actividades de AFAL y así a lo largo del curso escolar ponen en marcha el proyecto “O Alzhéimer na escola” que cuenta con una parte de sensibilización en los propios centros escolares –a través de cuentacuentos, el circuito “Ponte no meu lugar” o cine fórum– y otra de intercambio intergeneracional, en la que los niños se desplazan a los centros y participan de forma conjunta en actividades, intercambiando experiencias y formas de ver la vida, que enriquece, además, a las dos partes, niños y mayores.

Los mayores de AFAL ejercitan su memoria con un juego fabricado por una niña de ocho años