El Baxi se regala otro triunfo en casa

Leaoupepe, arriba, fue una de las más destacadas del duelo. Abajo, Allen viendo como inmovilizan su pie y Chiqui Barros | J. Meis
|

El cuento de Navidad del Baxi Ferrol se convirtió ayer más en un relato protagonizado por Jack Skellington que cualquier otro relato de carácter más propio de estas fechas. Y es que cuando no habían ni transcurrido dos minutos del duelo ante el Ulla Oil Rosalía del ferrolano Chiqui Barros, y cuando el Baxi anotaba su primera canasta para igualar el duelo (2-2), la protagonista de esta, la estadounidense Jenna Allen, sufría una aparatosa caída por la que, entre lágrimas, se tuvo que retirar del partido. La reacción de la dura jugadora local hacía presagiar lo peor ,y así fue. Allen tuvo que ser trasladada al Hospital Quirón de A Coruña en el que confirmaron la rotura total del tendón de Aquiles de su pierna izquierda. Una lesión de la que será operada esta mañana y por la cual se perderá lo que resta de campaña. 

Esto fue, desgraciadamente, lo más destacado del duelo que ayer se pudo presenciar en A Malata, último de la primera vuelta y con el que las ferrolanas cerraron invictas este tramo de la competición. Y es que tras un inicio potente de las compostelanas, eso sí, con más corazón y fuerza que cabeza, el Baxi no entró en el correcalles planteado por las visitantes. El Rosalía sabía que su baza pasaba por sacar provecho de unos primeros minutos en los que estaban más frescas, pero rápidamente el grupo de López frenó su plan, marchándose 16-7 al descanso. Una gran Swart –una de las mejores de ayer junto con Boquete y la todoterreno Leaoupepe– encadenó tres canastas consecutivas que reflejaban la clara superioridad de las suyas, tras las que Barros se vio obligado a solicitar un tiempo muerto. 

Un parón que de poco sirvió en un duelo en el que, como anécdota, los triples se resistían –el Baxi tuvo un paupérrimo 20 por ciento de acierto–, hasta que Boquete firmó el primero de las ferrolanas para cerrar la primera parte (42-21). En el segundo acto de este agridulce cuento navideño, el Rosalía lo intentó igual o más que las ferrolanas. ¿La diferencia? Su falta de acierto en jugadas y tiros. Boquete y Patri continuaron con la puerta abierta por la argentina desde la línea de tres puntos, mientras que las compostelanas también tenían sus frutos en este apartado. El duelo inició su últimos minutos con un 63-37, con las locales dominando ante un rival visiblemente cansado y que poco más pudo hacer que, al menos, alcanzar los 50 puntos. 

Técnico
“Estoy muy orgulloso del equipo”, comentó López, “siempre peleando y tirándose por cada balón”. Un trabajo mucho más destacable en un duelo que comenzó con la lesión de su compañera y con las jugadoras muy afectadas. 

“Ahí se ve el grupo humano, muchas con lágrimas en los ojos jugando” por una jugadora como Allen que “es excepcional para nosotros como jugadora y mucho más como persona”.

El Baxi se regala otro triunfo en casa