Inés Santiago acabó undécima a pesar de las malas sensaciones

Inés Santiago no se encontró cómoda sobre la bicicleta como consecuencia de algunos desajustes en el reglaje | Fetri
|

Cara y cruz para las dos deportistas del Triatlón Ferrol que ayer compitieron en la Copa de Europa que se disputó en Melilla. La junior Ana Carvajal cumplió los pronósticos que la situaban entre las favoritas para ocupar las primeras plazas y logró encaramarse a una meritoria quinta posición. Por su parte, Inés Santiago acabó undécima en la competición elite, un magnífico resultado a nivel clasificatorio pero que, sin embargo, no le dejó buenas sensaciones en el terreno deportivo.


La joven, que cerraba en Melilla su campaña europea en esta temporada de su debut sub 23, estuvo entre las mejores del sector de natación y, de hecho, salió del agua en el grupo de cabeza e hizo una buena transición. Sin embargo, como hace unas semanas en Huelva, el recorrido ciclista no resultó, ni mucho menos, satisfactorio. En este caso, no fue una caída, sino una cuestión de desajustes la que le impidió rendir como pretendía. “No es que tuviese problemas mecánicos, es que no estaba cómoda”, explicaba al término de la carrera, “no me notaba yo al cien por cien”.


Santiago descarta que fuese una cuestión física, pues en la carrera a pie sus sensaciones fueron muy buenas y, de hecho, tras haber quedado relegada al segundo grupo, logró remontar varias plazas en ese último sector.


“Pensé incluso en abandonar”, reconoce, “pero también hay que saber sufrir y estos días, al final, son los que te hacen aprender”, zanjaba la tria–tleta departamental, que fue la primera española en cruzar la línea de meta con un registro de 2h.10:53.


Su undécima plaza, además, le permite sumar puntos de cara al ranking internacional, que era su máximo objetivo, además de ganar en experiencia. Esta semana cerrará la temporada compitiendo con su equipo italiano en el campeonato por escuadras del país transalpino.

Buen papel
Las sensaciones de Ana Carvajal en la sesión matutina dentro de la carrera junior fueron muy diferentes. La austriaca Feuersinger tomó la delantera desde casi el arranque y, tras ella, Carvajal se mantuvo sin problemas en el grupo perseguidor. Gracias a una buena carrera a pie pudo certificar finalmente esa quinta plaza que la convirtió en la mejor española en la línea de meta, a solo medio minuto de colgarse la medalla de bronce.

Inés Santiago acabó undécima a pesar de las malas sensaciones