La acusación en el crimen de Pazos pide la ampliación de cargos al imputado

Diario de Ferrol-2013-10-05-011-844d2ded
|

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Ferrol ya remitió a la Audiencia Provincial de A Coruña el sumario por el conocido como crimen de Pazos, por el que permanece en prisión preventiva el vecino de Ferrol Antonio F.F., de 31 años y de etnia gitana. El imputado, al que se atribuye un supuesto delito de robo con violencia e intimidación en concurso con otro de homicidio, había reconocido tras su detención por la Policía ser el autor del estrangulamiento del vecino de Pazos Gumersindo Moreira Seco en la puerta de su casa, ocurrido en marzo de 2012.
No obstante, el procedimiento, que se dirimirá por la Ley del Jurado, está pendiente de la resolución de un recurso de la acusación particular, ejercida por la familia del fallecido, que pide que los autos sean devueltos al juzgado instructor para la ampliación de cargos, ya que, según apunta, no se hizo el ofrecimiento de acciones al nieto de la víctima, que fue el que sorprendió al imputado en el interior de la vivienda y, según se informó ya en aquel momento, fue perseguido con un hacha por el delincuente.
Por este hecho concreto se le trata de imputar un supuesto delito de homicidio en grado de tentativa. El recurso de la acusación particular fue desestimado inicialmente y ahora se está a la espera de que se resuelva la apelación.
Los hechos de los que se responsabiliza a Antonio F.F. y que van ser vistos por un jurado popular ocurrieron el 13 de marzo de 2012  en una vivienda situada en el lugar de Pazos, en Ferrol. Gumersindo Moreira Seco, de 93 años, fue hallado muerto por un nieto a primeras horas de la tarde. El anciano fue sorprendido por el intruso cuando descansaba tomando el sol sentado en una silla a la puerta de su casa y, según confirmó la autopsia, falleció por estrangulamiento.
El nieto pudo ver a través de la ventana que había una persona dentro de la vivienda, que, al verse descubierta, lo persiguió con un hacha y después huyó. El joven encontró en el interior a su abuela maniatada, tendida en la cama y presa de un gran nerviosismo, por lo que lo tuvo que recibir asistencia en el hospital Arquitecto Marcide.

Dos detenciones
Al día siguiente del suceso, la Policía Nacional había detenido a Valentín Herráez Muñoz, alias “El Asturiano”, al que atribuía el  estrangulamiento del anciano, por lo que ingresó en prisión preventiva.
Sin embargo, las investigaciones policiales continuaron y tomaron un nuevo giro días después con la detención de un nuevo sospechoso, cuyo ADN coincidía con el extraído del cordón de atar pacas con el que había sido estrangulada la víctima. Se trataba del hombre que ahora va a ser juzgado, Antonio F.F., cuyos rasgos físicos guardan bastante parecido con el primer encarcelado, que siempre negó su culpabilidad.
En el marco de las investigaciones se logró detectar una operación de venta de joyas que procedían del domicilio de la víctima en una casa de compra-venta de Ferrol y la Policía averiguó que la operación comercial había sido realizada por la esposa del Antonio F.F. Varios vecinos reconocieron a este como el individuo que habían visto el día de autos con un carrito de la compra que tras la huída quedó en la finca del fallecido y también portando un hacha. El acusado ya contaba con antecedentes por hechos violentos, según la Policía. n

La acusación en el crimen de Pazos pide la ampliación de cargos al imputado