La oposición culpa a Colau y al procés por perder una de las principales pruebas de vela

|

La cancelación de la próxima edición de la Barcelona World Race de vela, que se celebra desde 2007, generó las reacciones de los diferentes grupos municipales, que coincidieron en lamentar la suspensión del evento, por el impacto que este supone para la ciudad de Barcelona, culparon a la inestabilidad generada por le procés soberanista y pidieron responsabilidades al gobierno municipal.
Así, la concejala de Cs en el Ayuntamiento de Barcelona Marilén Barceló aseguró ayer que “la pérdida de la Barcelona World Race es una verdadera lástima por lo que supone para la marca Barcelona y para la economía de la ciudad”, y anunció que pedirán la comparecencia del responsable municipal de deportes.

Presentar un proyecto
“El gobierno municipal no está potenciando los acontecimientos deportivos”, lamentó Barceló en un comunicado, e instó a la alcaldesa, Ada Colau, a “presentar de una vez su proyecto en deporte”.
Según Barceló, “Barcelona es una ciudad de oportunidades, a nivel de deportes siempre destacó mucho”, pero ahora el aplazamiento de la World Race puede tener un impacto en la “marca Barcelona”.
El presidente del grupo municipal del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, también lamentó la decisión de aplazar la Barcelona World Race hasta 2022 y 
señaló que esto supone “un paso más para desmantelar la promoción económica internacional de Barcelona”.

Sentencia de muerte
Collboni recordó que, durante la etapa en la que formaron parte del gobierno municipal, el PSC elaboró “un plan de viabilidad para garantizar el apoyo municipal a la FNOB”, y que, tras su ausencia, “Colau ha aprovechado para boicotear el evento y dictar sentencia de muerte al proyecto de la World Race”.
Según el PSC, la FNOB preparaba “un ambicioso proyecto que incluía por primera vez una parada en Sidney, que había despertado el interés de los patrocinadores y suponía una oportunidad para promocionar Barcelona en el mercado australiano”.
Por su parte, el presidente del grupo municipal de los populares en Barcelona, Alberto Fernández, atribuyó el aplazamiento de la Barcelona World Race a “la inestabilidad, fruto del proceso independentista, y a (Ada) Colau”, y emplazó  al gobierno municipal a trabajar para que “se reconsidere la decisión”.
Fernández lamentó que el FNOB haya decidido aplazar la Barcelona World Race hasta 2022, y mostró “preocupación” por si “finalmente esta edición no se llega a celebrar”, por lo que instó al Ayuntamiento a “que se ponga al timón y mantenga un rumbo que permita reconsiderar la decisión de este aplazamiento”.
Ante la petición de responsabilidad de los grupos municipales, el teniente de alcalde Jaume Asens aseguró que la decisión de suspender el evento no es del Ayuntamiento y responsabilizó al Gobierno y el atraso de los presupuestos del Estado de la cancelación de la edición.
Asens también explicó que Barcelona no esta en condiciones de asumir el coste económico tan elevado del evento, que situó en no menos de diez millones de euros, aunque sí que “hizo un aval de un millón de euros”.
El gobierno de Colau, según Asens, participó en “decenas de reuniones” con la Fundación “para encontrar una solución” que permitiera celebrar la regata, por lo que lamentó la decisión de 
la FNOB, aunque dijo “entender” los motivos. l

La oposición culpa a Colau y al procés por perder una de las principales pruebas de vela