Tsipras proclama que el pueblo le ha mandado cambiar el rumbo de Grecia

ORE03. Athens (Greece), 25/01/2015.- Main opposition radical Left party SYRIZA leader, Alexis Tsipras addresses supporters after the announcement of the exit polls during the Parliamentary elections, in Athens, Greece on 25 January 2015. Some 9,850,000 vo
|

El líder de la formación izquierdista Syriza, Alexis Tsipras, vencedor de las elecciones griegas de ayer, afirmó que “el pueblo le ha dado un mandato claro”, que Grecia cambia de rumbo y que “deja la austeridad tras cinco años de humillación”.

En una declaración en la Universidad de Atenas, Tsipras afirmó que la decisión del pueblo griego hace que la troika de acreedores “sea pasado”.

El líder izquierdista, que está cerca de la mayoría absoluta, dijo que es consciente de que el pueblo no le da un cheque en blanco “sino un mandato para reorganizar el país”

Tsipras tendió la mano a los que no le han votado y afirmó que en estas elecciones no hay “ni vencedores ni vencidos” y que formaría un gobierno “para todos los griegos”.

“Perdió la Grecia de los oligarcas y de los corruptos”, dijo Tsipras, quien afirmó que “ganó la Grecia del trabajo, del conocimiento y de la cultura”.

“Ganó la Grecia que lucha y tiene esperanza”, agregó el líder izquierdista entre los vítores de sus seguidores, que lanzaron fuegos artificiales.

En clave europea, Tsipras afirmó también que su victoria es también “la de todos los pueblos de Europa que luchan contra la austeridad que destroza nuestro futuro común”.

“El nuevo Gobierno negociará con nuestros socios europeos”, dijo Tsipras, quien afirmó que presentará su propio plan de reformas “sin nuevos déficit pero tampoco sin un superávit irrealizable”.

“El nuevo gobierno desmentirá a todos los que ven destrucción –dijo Tsipras–. No habrá desastre, ni tampoco sumisión. Nuestro objetivo desde el primer día es restablecernos de las consecuencias de la crisis”.

“Pero antes de todo, el pueblo debe recobrar su dignidad, el optimismo, la sonrisa...ese es el mensaje primordial”, añadió.

La izquierdista Syriza, liderada por Alexis Tsipras, se alza con una clara victoria en las elecciones generales celebradas ayer en Grecia al obtener el 36%. Al cierre de esta edición, Syriza obtendría 149 escaños, y se encuentra por tanto a tres diputados de lograr la mayoría absoluta.

Los conservadores de Nueva Democracia, el partido del primer ministro Andonis Samarás, obtuvieron un 28,3% de los votos, lo que supone 78 escaños, mientras que el tercer lugar lo ocupan los neonazis de Amanecer Dorado, con un 6,4% de los sufragios y 17 escaños.

Le siguen los centristas del nuevo partido To Potami (El Río), con un 5,8% de los votos y 16 escaños.

A continuación se sitúan los comunistas del KKE, con el 5,4% y 15 escaños y el hasta ahora cogubernamental Pasok (socialdemócratas), del viceprimer ministro Evángelos Venizelos, con un 4,8% de los votos, que se traduce en 13 escaños.

En la cola de partidos está la formación Griegos Independientes, derecha nacionalista, con un 4,7% y 13 escaños.

Fuera del Parlamento se queda el partido del exlíder de Pasok y antiguo primer ministro Yorgos Papandreu. E

El primer ministro griego y líder de Nueva Democracia, Andonis Samarás, afirmó que respeta la voluntad del pueblo y agradeció a los electores “la batalla difícil” dada. “El pueblo se pronunció y respetamos su decisión”, el resultado “no es bueno para nosotros”, dijo Samarás, al que los resultados sitúan muy por detrás de Syriza.

En una breve comparecencia pública, en la que no mencionó ni felicitó al vencedor de las elecciones, el izquierdista Syriza, Samarás subrayó que su Gobierno “acabó con los déficit y logró crecimiento” económico.

“Dejo un país que sale de la crisis miembro de la Unión Europea y del euro. Deseo que el próximo Gobierno mantenga estos éxitos”, añadió.

El primer ministro saliente afirmó que espera que “no se cumplan mis previsiones”, y aunque no precisó a qué se refería, aludió con ello a los malos augurios pronunciados durante su campaña para el caso de una victoria de Syriza.

Tsipras proclama que el pueblo le ha mandado cambiar el rumbo de Grecia