El Universitario, disconforme con el reparto de pabellones

|

 Las horas de entrenamiento concedidas en los pabellones asignados por el Concello han desatado la indignación del Universitario. La entidad departamental ha visto reducidas sus horas de entrenamiento y, así, pasa de disponer de sesiones de hora y media de duración de lunes a viernes a disponer tan solo de dos jornadas de preparación, los martes y viernes, de 21.00 a 23.00 horas.
La necesidad de incluir al Valdetires en el reparto ha provocado una modificación que desde la entidad que preside Leopoldo Ibáñez consideran “intolerable”. Según se recoge en las bases de la convocatoria para solicitar el uso de las instalaciones deportivas municipales, tendrán preferencia en la asignación los clubes de “categoría superior” y de ahí que se haya respetado la prioridad de la escuadra de fútbol sala, que milita en Primera División, mientras que el Universitario lo hace en Liga Femenina 2 –segunda categoría del baloncesto femenino nacional–.
Determinar si “categoría” hace referencia al grupo de edad o de competición fue el argumento esgrimido por un Universitario que ve seriamente mermado su ritmo de trabajo con el nuevo horario. Sin embargo, y ateniéndose a las propias normas de competición de la Federación Española de Baloncesto, el Concello ha rechazado su alegación, pues el máximo organismo del baloncesto nacional clasifica a sus jugadores por “sexo, edad y categoría en la que compiten”.
El Universitario mantiene su desacuerdo y advierte que, tal y como está redactado, la interpretación que se hace de ese apartado puede propiciar, por ejemplo, que “cualquier equipo de Primera Nacional cadete desplace al mismísimo Racing de Ferrol al encontrarse en una categoría superior”. Desde el club se insiste, además, que en los últimos años ya han compartido pista con otras escuadras a media o, incluso, un tercio de cancha.
Para intentar solucionar el problema, el club, que “no quiere un enfrentamiento con el Valdetires” ha solicitado una reunión a tres bandas para tratar de encontrar una alternativa consensuada que no perjudique a nadie.

El Universitario, disconforme con el reparto de pabellones