La ASCM lamenta que el Pacto pola Mobilidade no se llevase al pleno

MARCHA ASCM para denunciar la accesibilidad en la ciudad
|

La Asociación Sociocultural ASCM lamentó ayer que en el pleno ordinario del mes de febrero del Concello de Ferrol –celebrado el jueves–, la corporación municipal no abordase el denominado Pacto pola Mobilidade, una iniciativa del actual gobierno centrado en el avance hacia un modelo de ciudad sostenible con la recuperación de los espacios para el peatón, fomentar la movilidad y el uso del transporte público y compartido. “Consideramos imprescindible y muy urgente que se comience a trabajar en este terreno, para perfilar e implementar mejoras de cara a trazar una ciudad más inclusiva y accesible para todos”, indicaron desde la entidad.
A comienzos de este año, tal y como explican desde la ASCM, desde el área de Participación Ciudadana se les remitió el contenido del pacto para que realizasen las aportaciones que, como entidad que aglutina a cerca de 2.000 asociados, “considerásemos oportunas, indicándonos que el documento se sometería a aprobación del pleno de febrero”.
Entre las aportaciones que propuso la entidad a la iniciativa se encuentra la necesidad de que, si el centro urbano se quiere convertir en un “tractor de actividades terciarias, tal y como indica el pacto”, sea imprescindible que en los accesos e interiores de los locales donde se desarrollen las actividades se garantice la accesibilidad de las personas con movilidad reducida. “Son muchos los locales comerciales y de hostelería en los que todavía hoy encontramos obstáculos insalvables antes incluso de entrar en ellos”, aseguran.
“En lo que afecta a la movilidad propiamente dicha –continúan–, mantenemos nuestra reivindicación constante de que se eliminen definitivamente las aceras a diferentes alturas y a la idea planteada en la propuesta municipal de definir lugares de descanso apropiados para peatones,  añadimos la consideración de que se tenga en cuenta que dichos lugares sean accesibles para todos”.
Haciendo referencia a la integración del uso de bicicletas favoreciendo su alquiler, algo contemplado también en el documento creado por el gobierno, la ASCM demanda que dichos servicios incluyan también los “scooters” para personas con movilidad reducida y que se prevea la limitación de velocidad a ciclistas y este tipo de vehículos. 
En materia de transporte colectivo, la asociación insiste en la importancia que tiene “la existencia de una red de transporte público con horarios y rutas adecuados y con todos sus vehículos accesibles” y, con respecto a los vehículos privados, plantean al Ayuntamiento que tenga en cuenta el incremento de las plazas de aparcamiento reservado para personas con movilidad reducida y la implantación de una tarjeta de estacionamiento para transporte adaptado colectivo. 
“Valoramos muy positivamente la iniciativa de incluir a las asociaciones de personas con diversidad funcional en la mesa por la movilidad que se pretende constituir dentro del Plan, si bien echamos en falta la presencia de los cuerpos de seguridad como parte en dicha comisión”, admiten desde la ASCM. l

La ASCM lamenta que el Pacto pola Mobilidade no se llevase al pleno