¿No sabes cómo conseguir un dinero extra frente a un imprevisto?

crédito
|

Cuando se trata de hacer frente a un imprevisto económico que nos pueda surgir, muchas veces nos preguntamos cuáles son las alternativas que tenemos para poder conseguir ese dinero extra que tanto necesitamos. Un dinero extra que debería de ser fácil de obtener y que no debería de ser un quebradero de cabeza más que añadir a nuestra situación.

No obstante, y a pesar de que en un primer momento muchas personas puedan pensar en los bancos, a la hora de la verdad, pedir un crédito en cualquiera de ellos a menudo es sinónimo de un sinfín de condiciones, de preguntas y de papeleo que suponen cualquier cosa menos facilidades para aquel que lo solicita. Por lo que no serían la mejor elección que podríamos hacer en una situación así.

Pero el hecho de que los bancos no sean la opción que estamos buscando no significa que no queden alternativas mucho mejores a la hora de conseguir ese dinero que más tarde podremos emplear para arreglar una avería en nuestra casa, para poder pagar unas facturas o bien para continuar nuestros estudios universitarios. Todo lo contrario, puesto que gracias a Internet podemos acceder a minicréditos rápidos con los que no solo conseguiremos ese capital extra sino con los que veremos que pedir dinero a una entidad financiera no tiene que ser sinónimo de perder horas y horas con los trámites de los bancos.

¿En qué consisten este tipo de préstamos y en qué se diferencian de los de un banco?

Si bien ya hemos comentado que una de las principales diferencias que nos encontramos entre estos minicréditos y los créditos de los bancos son las facilidades y la rapidez para conseguirlos, eso no es lo único característico de este tipo de créditos.

En ese sentido, los minicréditos son diferentes soluciones financieras a disposición de los usuarios cuyas características específicas dependen de cada tipo de crédito (por ejemplo, no será igual el dinero que necesitaremos si queremos arreglar nuestro coche que si queremos abrir un negocio para el cual necesitemos una gran inversión inicial). No obstante, y a pesar de esas peculiaridades de cada uno de ellos que también se verán reflejadas a la hora de devolver el préstamo, todos ellos comparten una serie de características que hacen que cada vez sean más elegidos por los clientes como la única solución viable ante un problema de liquidez puntual.

Unas características que, de manera general, podríamos resumir en los siguientes puntos:

  • La edad para solicitarlos suele oscilar entre los 18 y los 65 años.
  • Será necesario presentar nuestro DNI o pasaporte.
  • Tenemos que ser titulares de una cuenta bancaria, donde se hará la transferencia.
  • Son rápidos: recibiremos nuestro dinero en un plazo inferior a 48 horas, e incluso en menos de 24 horas en función de la cantidad y del tipo de crédito que solicitemos.
  • Es necesario ser residente en España.
  • Apenas requieren de trámites: de hecho, podemos solicitarlos tanto por teléfono como por Internet. E incluso podremos enviar la documentación necesaria por correo electrónico para agilizar mucho más el proceso.
  • No necesitan aval: en la mayoría de los casos, no necesitaremos un aval para obtener el crédito. Simplemente tendremos que justificar que tenemos ingresos mensuales para así poder devolver el préstamo.
  • Son una opción válida para aquellas personas que están en listas de morosos: de hecho, esta es una de las peculiaridades que no vemos en los bancos ya que es posible pedir minicréditos con ASNEF o RAI. Si bien es cierto que las condiciones cambiarán ligeramente frente a otro tipo de clientes, como por ejemplo, la cantidad máxima de dinero que podemos solicitar.

Después de ver esas características, puede que nos queda un poco más claro la fama que han adquirido estos préstamos en los últimos años que se explica por las facilidades para los clientes.

Pero ese no es el único motivo de su buena acogida, dado que su gran variedad es otro punto a destacar. Por ejemplo, nos encontramos con minicréditos pensados especialmente para los estudiantes que desean completar sus estudios universitarios con algún máster. O bien los minicréditos que están ideados para las averías del hogar o de nuestro vehículo.

O incluso minicréditos que velan por el bienestar de nuestra familia con los que podremos conseguir un dinero extra para cualquier situación que pueda surgir en un momento determinado y que pueda comprometer ese bienestar que todos queremos salvaguardar cuando se trata de nuestros seres queridos.

No solo una opción rápida y fácil sino una opción segura

Finalmente, si a todo esto le sumamos el hecho de que tendremos todas las garantías que podemos esperar a la hora de pedir un préstamo, ya no nos quedarán motivos para no solicitar estos minicréditos.

 

¿No sabes cómo conseguir un dinero extra frente a un imprevisto?