Gómez Noya dice adiósa los Juegos

Gómez Noya no podrá revalidar su victoria del año pasado en Río de Janeiro Sergio Moraes/reuters
|

 

A Javier Gómez Noya se le esfumó el sueño del oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que empezarán en menos de un mes, después de que en la tarde del miércoles sufriese una fractura con desplazamiento de la cabeza del radio del brazo izquierdo al caerse de la bicicleta en Lugo mientras que estaba entrenando. Como el mismo triatleta ferrolano explicó en su perfil de una red social, “justo cuando estaba llegando a casa después de un entrenamiento en bici tuve una caída de esas que llamamos tonta, a no más de 15 kilómetros por hora, con la mala fortuna de hacerme daño en el codo”.
La grave lesión sufrida por el deportista le obligó a pasar ayer mismo por el quirófano en la ciudad de las murallas. Y, aunque la intervención resultó todo un éxito, le esperan algunas semanas de convalecencia, lo que hará imposible que tome la salida en la cita olímpica. Tal y como confesó, “siendo realista no hay tiempo material para recuperarme totalmente y poder afrontar la competición en buenas condiciones, por lo que lo más sensato es ceder mi plaza a alguien que lo pueda hacer mejor”.

INFORTUNIO
La mala suerte se ha cebado con el deportista ferrolano que, justo después de sufrir la caída, notó un intenso dolor en el brazo izquierdo que lo obligó a desplazarse a un centro hospitalario. Allí, y tras practicarle las pruebas oportunas, se confirmó el peor de los diagnósticos: la ya mencionada fractura con desplazamiento de la cabeza del radio.
“Es difícil de entender cómo repentinamente se van todo el esfuerzo y la ilusión que he puesto en los Juegos Olímpicos”, lamentaba Gómez Noya a través de un comunicado de prensa –el deportista declinó realizar otro tipo de declaraciones, aunque para la jornada de hoy está previsto que dé una rueda de prensa–. “Puede que sea el momento más duro de mi vida deportiva. Pero no me queda más remedio que asumirlo y pensar en una buena y rápida rehabilitación”, amplió el deportista local.
De esta manera, el ferrolano dice adiós a su concurso en los que serían sus terceros Juegos Olímpicos. Una cita en la que, tras la cuarta posición en Pekín y la plata de Londres, aspiraba a subirse a lo más alto del cajón. Para ello se estaba preparando a conciencia en una temporada en la que había declinado competir por revalidar su título en las Series Mundiales y había extremado al mínimo sus participaciones en pruebas oficiales, en aras de apurar su puesta a punto para Río. De hecho, esta misma semana había confirmado que no participaría mañana sábado en la cita de Hamburgo para centrarse en los entrenamientos que, junto con el ordense Iván Raña, estaba realizando en tierras gallegas antes de partir hacia Brasil.

Gómez Noya dice adiósa los Juegos